Alcemos la voz contra el machismo

Patricia: desde la promulgación de la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres hace 13 años, 366 mujeres han sido víctimas de femicidio, es decir, murieron por el solo hecho de ser mujer. Sus vidas fueron arrebatadas por hombres machistas que pensaban que si no eran de ellos no podrían ser de nadie. Hoy quiero decirles a sus familias, que seguiremos con empeño y más fuerza trabajando para que esta violencia no siga llenando de luto a más familias en nuestro país.

Este año, en nuestros albergues hemos atendido a 234 mujeres en comparación con 203 que se atendieron en el año 2019. Eso significa que libramos de la muerte a estas mujeres que, junto con sus hijos e hijas, encontraron un lugar seguro. Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos cada día, los informes policiales por casos asociados a la violencia intrafamiliar reportan un aumento en el primer semestre de este año.

En estas fechas en que conmemoramos el Día Nacional e Internacional de la
Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, no podemos mirar hacia otro lado, tenemos que avanzar hacia la erradicación de esta violación de los derechos humanos y esto es responsabilidad de todas y todos.

Pese a los grandes esfuerzos que hemos realizado y los importantes
avances logrados en este año como lo son la aprobación de la Ley de Acoso Callejero, la creación del protocolo interinstitucional para la atención y reparación a familiares de víctimas de femicidio, aún tenemos tareas pendientes que debemos resolver.

Presidente: Esta estadística no solo es vergonzosa, es sobre todo muy dolorosa. En la Costa Rica que se precia de ser el país más feliz del mundo y que está a las puertas de celebrar 200 años de vida democrática.

La realidad nos golpea cuando nos damos cuenta de que las niñas y las mujeres enfrentan la violencia en todos los espacios cotidianos. No podemos permitir ninguna las diferentes formas de violencia contra niñas y mujeres sigan formando parte de la realidad del país y, peor aún, que sigamos siendo testigos pasivos que las ignoramos y justificamos.

  • La sensibilización y capacitación permanente al personal de sectores claves para la prevención, atención y sanción.
  • Retomar la inversión en programas de prevención de todas las formas de violencia contra niñas y mujeres.
  • Avanzar en materia de investigación judicial para que esta sea consecuente con las dinámicas de la violencia contra todas las mujeres.
  • Retomar y fortalecer la atención en la CCSS en materia de violencia contra las mujeres.

Son retos enormes, pero estamos claros que no podemos seguir permitiendo la impunidad de los agresores, el silencio y la indiferencia, la estigmatización de las víctimas. Necesitamos enfrentar esta sociedad machista con contundencia para lograr transformaciones más estructurales y más profundas.

Ministra: es urgente dejar de normalizar la violencia contra las mujeres, una violencia que se sostiene y se reproduce por medio de una cultura machista que se sustenta en la absurda idea de que el hombre es superior a la mujer.

Hoy quiero invitarles a que pensemos que es posible desafiar a la sociedad machista y transformarla. Que podemos hacer que nuestras prácticas y creencias cambien para dar sentidos diferentes a nuestra cultura y dar espacio a la igualdad y la no violencia.

Esta lucha la debemos dar desde la trinchera que nos corresponde, sea de manera individual, en cada familia, en las instituciones estatales, en toda organización privada, desde mi comunidad porque “hoy más que nunca debemos alzar la voz contra el machismo”.