La Inspección Judicial abrió una investigación de oficio en contra de la Fiscalía Adjunta Penal Juvenil de Cartago por desestimar la violación de una niña de 11 años.

Se trata de la mamá de la bebé de nueve meses sustraída en Cervantes de Cartago. Actualmente, ella tiene 13 años, pero, según las autoridades, su padrastro de 33 años la habría atacado sexualmente y, producto de ello, quedó embarazada.

En apariencia, el sujeto, de apellidos Casasola Salas, habría raptado a la criatura para evitar que le realizaran la prueba de paternidad. Con ello, se confirmaría la agresión sexual.

Todo esto se destapó por la sustracción de la bebé, ocurrida el domingo 9 de abril. Sin embargo, según indicó el Ministerio de Educación Pública (MEP), en abril del 2022 se presentó la denuncia correspondiente tras enterarse del embarazo de la menor.

La Fiscalía precisó que fue el 27 de abril de ese año cuando se enteraron de lo que ocurrió. Pero, recalcó, se manejaba como presunto infractor a otro menor de edad.

El 3 de octubre, el Ministerio Público fue alertado nuevamente de esta situación, pero esta vez por el Registro Civil. En esta información, adujo la Fiscalía, tampoco se habló de que el agresor era una persona mayor de edad.

Por ello, y “tras la investigación realizada, el 20 de octubre del 2022, se solicitó ante el Juzgado Penal Juvenil respectivo la desestimación de la causa. Esa petición la acogió el juez, en razón de las circunstancias que rodeaban el caso”, señaló el ente fiscal en un comunicado de prensa divulgado el viernes.

Ante estos hechos, la Inspección Judicial -ente encargado de aplicar el régimen disciplinario a funcionarios judiciales- abrió el expediente interno, bajo el expediente 23-1020-31-DI.

Ese Tribunal disciplinario cuenta con un periodo máximo de un año para dictar un fallo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA