El año anterior, 5451 menores de edad fueron atendidos por el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) en Casa Jaguar, el centro especializado en menores de edad, y sus demás centros de atención.

Del total de menores que fueron atendidos, el 51% de ellos son estudiantes activos en escuelas o colegios del país.

Por otro lado, el 49% restante, son personas que no están insertos en ningún centro educativo por lo que, según los expertos, se convierten en personas de mayor vulnerabilidad y, corren mayor riesgo de realizar prácticas como la explotación sexual, actividades delictivas y la violencia generalizada.

El inicio del curso lectivo, según mencionan los trabajadores sociales, es una oportunidad para identificar situaciones de riesgo.

“Hay que estar alertas para identificar las señales de riesgo de los chicos y chicas. Los cambios de comportamiento de las personas menores de edad, no se dan de un día para otro. Un estudiante no cambia su patrón de sueño de una semana a otra, sus hábitos alimenticios tampoco sufren alteraciones abruptas”, dijo Luis Duarte, trabajador social de IAFA.

Para evitar que más menores de edad caigan en el consumo de drogas, es importante que los padres de familia o encargados, fortalezcan la comunicación con los niños y adolescentes.

En IAFA se brinda servicios de trabajo social, enfermería, farmacia, medicina, nutrición, terapia y psicología.

Además, IAFA también brinda apoyo a los padres de familia o encargados por lo que, si necesitan acompañamiento, puede acercarse a cualquiera de los centros de apoyo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA