El mundo reporta un total de 668.967.340 de casos de covid-19 desde el inicio de la pandemia, además, se han aplicado un total de 13.242.523.769 vacunas y han fallecido en el planeta 6.739.808 personas por esta enfermedad.

Estos datos provienen del Panel COVID-19 del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins (JHU), y demuestran el cómo impactó este virus la vida en el tercer planeta del Sistema Solar.

En nuestro país, este mismo centro data 1.177.514 casos de covid, 9.123 muertes y la aplicación de 12.666.724 vacunas.

Pero más allá de estos datos, qué es realmente lo que hemos aprendido del coronavirus.

Eugenia Corrales Aguilar; doctora; virologa; profesora e investigadora de la Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR);Es docente de grado y posgrado, trabaja en el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET), tiene un título de Doctorado en Ciencias Naturales con énfasis en Virus, de la Universidad de Berlín y estudios de postdoctorado realizados en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB), un programa desarrollado por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona, España; investigadora de la sección de Virología del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales de la Universidad de Costa Rica (CIET-UCR), y quien recibió el Premio Nacional de Tecnología Clodomiro Picado Twight 2014. Foto/Anel Kenjekeeva.

Conversamos con la viróloga costarricense, Eugenia Corrales quien ha seguido de cerca el comportamiento de este virus.

“Sabemos mucho, de hecho, nunca en la historia del ser humano se ha estudiado tanto un virus o un patógeno, como se ha hecho con el Sars Cov2, se ha aprendido mucho en el transcurso del tiempo, por ejemplo, lo que sabemos de qué al principio se decía que no era necesario el uso de las mascarillas, porque el virus solo se pasaba por un contacto muy cercano, ya después hubo suficiente evidencia para poder decir que se transmite por aerosoles, que son partículas más pequeñas que se acumulan en espacios cerrados y por eso si se necesita mascarilla”, contó la científica.

No obstante, señaló dos puntos en específico que se ahora se conoce en materia virológica.

“Al principio le dábamos características de virus respiratorio, que era una gripe, de que a las personas le daba una neumonía por complicaciones, pero sino era algo respiratorio, pero la evidencia se ha ido acumulando la suficiente, como para poder cambiar un poco el paradigma de este virus, y ya no se debería considerar respiratorio, aunque se transmita respiratoriamente, pero se considera un virus que causa patología vascular”, expuso Corrales.

Agrega que ahora se sabe que el covid es mucho más que el hecho de tener falta de oxígeno.

“Creo que mucha gente se ha quedado con la noción de que solo es un virus respiratorio, pero hemos visto mucho, pero no es así, y hemos visto muchas consecuencias, como el covid prolongado, aumento en infartos, la aparición de diabetes post covid, entonces vemos como que no nos calza como un panorama de solo virus respiratorio”, explica la docente de la UCR.

Insiste que más adelante podríamos ver fallos renales crónicos, un fallo pulmonar crónico, incluso patología cognitivas o cerebrales.

El segundo punto que la viróloga resalta es la evolución viral, pues es la primera vez que se ve esa competencia entre el ser humano y el patógeno, mano a mano.

“Hemos visto como el virus se ha ido amoldando a los retos que le hemos puesto los seres humanos, por ejemplo, la vacunación, y ha ido modificándose en tiempo real, y muy rápidamente, lo cual también fue una sorpresa para muchos, porque los coronavirus no era unos virus que se considerara que mutaron tanto, como está demostrando este virus”, explicó la doctora.

Corrales reflexionó que a pesar de los vivido la sociedad no aprendió a ver el mundo de una manera distinta.

“Quisiera decirle que tal vez las personas hemos sido mejores, o hemos aprendido a responder ante una emergencia, a tener compasión o a tener empatía, pero realmente yo siento que la gente está desesperada de volver al momento de antes, sin entender que esto nos tuvo que haber cambiado a todos como seres humanos”, concluyó.

¿Hay alguna posibilidad de que el virus vuelva a tomar fuerza?

Eugenia Corrales duda que volvamos a encerrarnos como al inicio de la pandemia, pues en ese momento, lo que buscaban los gobiernos era tiempo para poder desarrollar terapias o medicamentos para sobrevivir a este virus.

“La gente lo que tampoco entendió es que esas encerrarnos servían para ganar tiempo, para aumentar la capacidad diagnostica, para aumentar la capacidad hospitalaria, para aumentar el conocimiento clínico, para desarrollar tecnologías médicas, como se hizo con la vacunación, entonces el encierro más que todo no es una decisión factible en este momento, ya cuando el virus ha colonizado todos los países”

Agrega que más que confinamiento, lo que se necesitan son medidas prácticas como el uso de mascarillas en espacios cerrados, vacunación o distanciamiento en caso de enfermedad.

“Lo que sí, es que cuando yo esté enferma, tenga síntomas respiratorios, o me sienta mal, tenga toda la responsabilidad no se acercarme a una persona vulnerable como un adulto mayor, una persona con cáncer o con inmunosupresión, o que no venga al trabajo a repartir virus, ese encierro creo que es un encierro que, si tenemos que internalizar, casi que individual o familiar”, afirmó.

En tanto expertos de todo el mundo, incluida la doctora Corrales, trabaja en el descubrimiento de nuevas formas de combatir este patógeno que día a día muta para lograr ganarle la batalla al ser humano.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA