AFP- Cientos de manifestantes marcharon este lunes en Caracas al conmemorarse los 65 años de la caída de la dictadura militar del expresidente Marco Pérez Jiménez, para reclamar mejores salarios, mientras agentes de seguridad les bloquearon el paso hacia autopistas.

Trabajadores públicos y privados, jubilados y estudiantes, partieron desde la Universidad Central de Venezuela, la más importante del país, y marcharon gritando consignas y agitando pancartas hasta el centro de Caracas, aunque sin registrarse incidentes.

“Somos docentes no somos delincuentes”, “No al salario de hambre ni a pensiones de muerte”, fueron algunas de las consignas que marcaron la protesta protagonizada por unos 2.000 asistentes.

Agentes antimotines formaron barreras en varios puntos del recorrido para impedir el bloqueo de vías. Algunos de los manifestantes les pedían incoporarse a la lucha para lograr ingresos “dignos” en el país donde el salario mínino equivale a unos 7 dólores.”¡Policía escucha, únete a la lucha!”, coreaban.

Uno de los que se dirigió a los policías fue Víctor Pérez, trabajador de una clínica privada, quien caminó con una pancarta en la que plasmó un mensaje dedicado a las fuerzas de orden pública, señaladas en el pasado de reprimir manifestaciones: “Policía por tu salario también luchamos, yo lo que quiero es que se vaya (el presidente socialista) Nicolás (Maduro) ya”, dijo.

“Por ustedes también estoy luchando, póngase las manos en el corazón, ustedes también son venezolanos, cada vez que nosotros marchamos ustedes nos trancan las calles”, clamó Pérez en uno de los cordones policiales formados a pocas cuadras del Palacio presidencial de Miraflores.

De su lado, Orlando Rodríguez, de 76 años, también le habló a un grupo de policías formados en una de las entradas de la principal autopista de Caracas.

“Los están humillando, no tienen un salario decente, sus familiares están pasando hambre”, le expresó a los uniformados.

Con 94 años, la enfermera jubilada María Nieves, fue otra de las que salió a reclamar mejoras al gobierno de Maduro. “Salí sin desayunar porque en mi casa no tengo nada qué comer”, aseguró.

Nieves, que trabajó 40 años en la administración pública, relató que su hijo a duras penas la ayuda con “un mercadito” porque tampoco tiene recursos. Dice que para sobrevivir vende “chucherías (golosinas)” en la calle.

La profesora Elsa Castillo, cuya imagen ha cobrado fuerza en las recientes manifestaciones, afirmó que las deficiencias salariales repercuten en una pobre alimentación de los estudiantes.

“El niño que no come no aprende”, recalcó la docente que salió jubilada de la administración pública en 2015 y ahora se dedica a dar clases particulares y asesorar de tesistas.

El chavismo gobernante también convocó una marcha para exigir el “cese del bloqueo” y las sanciones impuestas por Estados Unidos y otros países con miras a presionar la salida de Nicolás Maduro, cuya reelección, en 2018, consideran “fraudulenta”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA