Un inversionista extranjero denunció ante la Defensoría de los Habitantes, la “lentitud” que supuestamente se vive en los procesos judiciales por estafas.

El afectado es el estadounidense Adam Blackiston, vecino de playa Jacó, en Garabito de Puntarenas. Él cuenta con estatus migratorio de residente desde el 2002.

Según la queja que él presentó y de la cual Trece Noticias tiene copia, él interpuso una denuncia por estafa en el Tribunal Penal de la zona; sin embargo, el tiempo pasa y el proceso no avanza.

Por ello, pidió una “intervención” de ese despacho judicial, ya que, a su juicio, las causas siempre terminan “desestimados o se prolongan durante años”.

La queja ante la Defensoría también se hizo llegar a la Cámara de Comercio Costa Rica – Estados Unidos (AMCHAM, sus siglas en inglés).

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA