Una vez que son descubiertos, los evasores fiscales pueden evitar afrontar un juicio si propone pagar la deuda que tiene con el Ministerio de Hacienda, según lo establece la legislación costarricense.

Esa solución alternativa de los conflictos penales se llama Reparación integral del daño.

Según explicó el abogado Ewald Acuña, estos acuerdos llegan luego de que la Fiscalía levanta una acusación en contra del imputado.

“Existe la posibilidad, en ese momento, de que el evasor proponga pagar el monto adeuda, los intereses, las multas, las cosas de la Procuraduría y el daño social causado. Si se cancela esos montos, el proceso no va a juicio, queda ahí”, señaló.

Eso sí, la persona no podrá volver a cometer ese mismo delito por un periodo, no inferior, a cinco años. Esto porque ese es el tiempo en el que se reflejará en el registro del imputado  que él se acogió a esa medida.

Entonces, si eventualmente las autoridades vuelven a detectar otra defraudación fiscal durante ese lustro, ya el encartado no podrá volver a optar por esa reparación del daño y deberá someterse al proceso penal ordinario.

Pero, en caso de que, por ejemplo, esa misma persona vuelva a evadir el pago al fisco en un tiempo superior a esos cinco años, sí podría volver a acogerse a esa medida alterna al juicio.

 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA