Con el inicio del curso lectivo, diversos especialistas del sector salud recomiendan una serie de prácticas y cuidados para proteger la salud de los menores en temas relacionados con el estudio.

Uno de los consejos previo al inicio de clases el próximo 6 de febrero, tanto escolares como colegiales, es el de practicarse un examen de la vista para detectar algún problema que complique el desempeño de los estudiantes.

Es importante que los padres de familia y encargados estén alerta ante cualquier signo que pueda afectar el desempeño y la salud de los menores. El uso de dispositivos digitales, por ejemplo, los cuales emiten una luz azul, es uno de los puntos más importantes. En este caso, la recomendación el uso de filtros para regular la exposición hacia la vista.

La denominada luz azul puede generar ojos rojos, cansancio, sequedad ocular y disminución de la frecuencia de parpadeo.

“No hay que esperar señales o síntomas para realizarnos chequeos visuales. En niños, niñas y jóvenes hemos identificado que se acercan mucho a los dispositivos para poder enfocar, que empiezan a entrecerrar los ojos, se rascan para enfocar o empiezan a mover la cabeza en diferentes ángulos para ver bien. A la hora de pensar en lentes, lo primero es buscar ópticas que ofrezcan equipo de calidad y profesionales en el área, como las de Tienda Monge.”, así lo explicó Fabiola Rojas, optometrista de Monge.

“Lo más común que encontramos en los exámenes es la miopía y el astigmatismo, hay un auge de pacientes con miopía debido al uso de dispositivos electrónicos, mientras el astigmatismo en Costa Rica, al ser un país de clima tropical, muchos pacientes son alérgicos, suelen rascarse más los ojos y eso tiene repercusiones. En los niños también es normal encontrar hipermetropía”, agregó Rojas.

Algunas recomendaciones para el uso de dispositivos electrónicos son:

• Procurar varias fuentes de luz en el área de trabajo o estudio y evitar que la única sea la pantalla de la computadora o tablet.
• Tener una distancia adecuada con las pantallas que se trabaja.
• Regular el contraste de las pantallas que se utilizan.

La doctora Carolina París, psicopedagoga de UCIMED, sugiere que los niños menores de 12 años no deberían tener un teléfono celular propio y cuando utilicen uno, este debe ser administrado por los padres o encargados de los niños y niñas.

La especialista agrega que se debe restringir el uso de ciertas aplicaciones como lo son YouTube y TikTok, ya que estas cuentan con un algoritmo en el que los menores comienzan viendo un video infantil y finalizan consumiendo contenidos que no son apropiados para su edad.

Con respecto al tiempo de uso, también se sugiere que este sea el menor posible y que más bien se dedique tiempo a la actividad física que es necesaria en las niñas y niños.

Si su hijo o hija tiene un dispositivo móvil, es importante que también que verifique las opciones de control parental y siempre cerciórese con quien conversan los menores, inclusive en juegos que puedan parecer inofensivos.

Con respecto a los bultos escolares, es importante considerar que el exceso de peso puede provocar problemas en la columna, algunos de los cuales pueden ser escoliosis o hernias.

“Una desviación lateral de la columna (escoliosis) o aumento de la curvatura superior (hipercifosis) y hasta afectaciones discales que podrían convertirse en hernias durante la vida adulta, son algunos de los problemas que pueden presentarse cuando un niño se expone a mucha carga. Por eso, la recomendación mundial es que el peso de la mochila no sea mayor al 10% del peso corporal del estudiante”, explica Giovani Garita Meneses, director de la carrera de Fisioterapia de UCIMED.

Los especialistas indican que el peso de la mochila no debe ser mayor al 10 % del peso corporal del estudiante, por ejemplo un menor de 30 kilos no debe cargar más de 3 kg.

“Es urgente prestarle más atención a este tema y empezar a aligerar la carga de las mochilas que llevan los niños. Debemos tener presente que se trata de un cuerpo en crecimiento, el cual, requiere mayores cuidados. Recientemente, en Argentina se realizó un estudio en el que se encontró que, de los 751 alumnos encuestados, el 68% utilizaba mochilas que sobrepasaban la media del 10% del peso corporal. Aunque no tenemos datos de nuestro país, sabemos que esta realidad no es lejana”, señala el experto de UCIMED.

Además del peso de los bultos, hay que considerar las formas, aquellos que tienen un solo tirante distribuyen de forma asimétrica el peso y puede producir que los discos vertebrales se carguen desigualmente y propiciando la aparición de hernias en la adultez.

Los tirantes deben ser acolchonados, extensibles y con un grosor de mínimo 5 centímetros.

Con relación a los bultos de ruedas, la sugerencia es que estas sean grandes. Este tipo de mochilas es mejor empujarlas y no halarlas, ya que si las ruedas se pegan en alguna superficie esto podría generar alguna lesión en el hombro o el codo.

 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA