Es claro que, en los últimos años, la violencia ha incrementado de forma exponencial, lo cual incluye también la saña con la que se cometen los homicidios. Antes, los delincuentes mataban de un disparo a su víctima; hoy, le disparan hasta 40 veces.

Ese ensañamiento provoca, entonces, que los médicos forenses duren hasta seis horas haciendo la autopsia de un cadáver que tiene entre 10, 15 o hasta 40 balazos, según explicó Lawrence Chacon Barquero, jefe a.í. de la Sección de Patología Forense del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Esa cantidad de tiempo que duran actualmente se contrasta con que, hace unos diez años, ese procedimiento post mortem se realizaba en tres horas; es decir, por la violencia que presentan los cuerpos se ha tenido que duplicar el tiempo de trabajo.

“Ahora vienen con mayor complejidad (…) Hace diez años una muerte era por un balazo; esa muerte ahora es por 40 proyectiles de arma de fuego. Por supuesto que cambia todo y no solo por las heridas, sino que también por los escenarios; es decir, la persona puede estar carbonizada, en estado de putrefacción o envuelta en una bolsa.

“Todo esto amerita más tiempo por parte del análisis que se hace en la autopsia”, señaló Chacón.

Explicó que cuando un cuerpo llega a la Morgue Judicial, lo primero que se debe hacer es un estudio radiológico, el cual permite determinar si hay indicios balísticos y en dónde los tiene.

“Si una persona tiene una sola bala dentro, es mas fácil de localizar. Pero, muchas veces hemos tenido cadáveres con 10, 15 o muchas más balas dentro. Primero se debe hacer una identificación de los lugares de cada una de ellas; la extracción; la toma de fotografías de cada lesión; la recolección de residuos de disparos de cada una y, luego, la transcripción de cada herida”, apuntó.

Todas esas labores son las que provocan que el tiempo de la autopsia se duplique. “Una normal podría durar tres horas aproximadamente; sin embargo en casos como estos se puede hablar de seis horas”.

Eso sí, recalcó, ese tiempo es sin tomar en cuenta el trabajo en oficina que realiza el médico; es decir, lo que dura el forense realizando el informe de lo que observó y encontró en el cadáver.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA