El pasado 26 de mayo, una mujer interpuso un recurso de amparo contra la Caja Costarricense del Seguro Social por no haber tenido un espacio adecuado para sobrellevar la muerte de su bebe, tras 8 meses de embarazo.

“A la amparada la aislaron de las demás madres y niños en una sala de ginecología-maternidad para evitarle más estrés y depresión. Sin embargo, una enfermera por “error” y “desconocimiento” colocó un bebé en la cama en la que estaba la tutelada por unos minutos para pesarlo, ya que la única pesa en el lugar estaba en esa sala. Menciona que reportó el hecho a la jefa de enfermeras y a la mañana siguiente retiraron la pesa del lugar donde estaba la tutelada. Añade que ir al baño era una tortura, pues en el trayecto siempre había madres con sus niños en brazos. Estima que escuchar a los bebés provoca gran angustia. Reclama que no existe privacidad para una madre de un bebé fallecido”, señala el documento de la Sala Constitucional.

Los hechos ocurrieron en el Hospital Max Peralta, y tras una serie de audiencias, se declaró el recurso a lugar y se ordenó al centro hospitalario mejorar los protocolos y habilitar un espacio para que otras mujeres en situaciones similares no sufran lo mismo que la mujer que presentó el amparo.

“Se ordena a Krisia Díaz Valverde y Karla Palma Picado, por su orden directora general y jefa a.i. del Servicio de Ginecología y Obstetricia, ambas del Hospital Dr. Max Peralta Jiménez, o a quienes en su lugar ocupen esos cargos, a) evitar incurrir nuevamente en los actos u omisiones que dieron pie para acoger el presente recurso. b) Asimismo, en el plazo de SEIS MESES, contado a partir de la notificación de esta sentencia, se habilite un área para ubicar aquellas usuarias del Servicio de Ginecología y Obstetricia que hayan visto fallecidos sus neonatos durante su hospitalización y se elabore un protocolo de atención hospitalaria para ello”, indica la sentencia.

Ante esta resolución del pasado 23 de diciembre del 2022, en la CCSS aseguran que ya trabajan para corregir lo apuntado por la Sala IV.

La doctora Díaz Valverde, directora general del hospital, reafirmó el compromiso con las familias gestantes y comentó que el equipo de Ingeniería y Mantenimiento se encuentra habilitando un espacio exclusivo para estos casos que estará listo en un máximo de cuatro semanas.

Este estará ubicado en el salón de Ginecología, donde permanecerán aisladas del contacto visual y físico con otras madres y sus hijos; además, incluirá colores neutros, música, material de apoyo y otros elementos que las hagan sentir cómodas.

Mientras este proyecto culmina se mantiene el espacio del tercer piso (en Ginecología) para completar la estancia hospitalaria.

Asimismo, a nivel central anunciaron que el año anterior se inició con la construcción del Protocolo de Atención Clínica a las mujeres con pérdida gestacional temprana, el cual será validado en febrero próximo y será de acatamiento obligatorio en la institución.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA