El proyecto para regular el uso recreativo del cannabis sigue encontrando posiciones en contra. Este martes, el Colegio de Médicos mostró su oposición a la propuesta que impulsa el Poder Ejecutivo.

De esta forma, la institución se une a otras que han manifestado su negativa al proyecto, tales como el Organismo de Investigación Judicial, la Policía de Control de Drogas, el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia, la Academia Nacional de Medicina, la Conferencia Episcopal y la Alianza Evangélica, entre otras.

El doctor Mauricio Vargas, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, aseguró que se basan en estudios internacionales sobre el tema, aunque detalló pocas razones técnicas para oponerse, su discurso se basó en las implicaciones que podría tener en mujeres embarazadas y sus hijos, en efectos sicóticos e incluso en un aumento de los accidentes de tránsito.

“Hay estudios muy serios realizados a nivel de Estados Unidos, donde se demuestra que gente que consume altas dosis de cannabis van a tener efectos hasta sicóticos, inclusive hasta una persona normal, no sabes si por consumir cannabis de altas concentraciones puede tener efectos sicóticos, que son pasajeros, sí. Puede durar de días a semanas el efecto sicótico”, explicó Vargas.

El médico aseguró que un consumo alto de cannabis podría provocar que una persona no esté consciente para manejar un vehículo, y que sería igual de peligroso que una persona que maneja bajo los efectos del alcohol.

“Una persona con altas dosis de cannabis, de marihuana, de THC que es la parte que afecta sicológica y la parte cognitiva, es como andar una borrachera de los once mil demonios, que no se puede ni parar”, agregó el presidente del Colegio de Médicos.

Por su parte, María Fernanda Rojas, abogada del Colegio, aseguró que el proyecto de ley carece de un análisis que tomen en cuenta la salud pública.

“Se nota que el proyecto de ley se justifica sobre argumentos que son relativos a la facilidad de obtención y los beneficios hacendarios que esto traería, pero en realidad no hace un análisis científico en cuanto a los efectos del cannabis por consumo humano”, explicó Rojas.

David Segura, diputada de Nueva República y uno de los principales opositores al proyecto aseguró que existen suficientes argumentos que demuestran que el uso de cannabis recreativo es perjudicial, y que los argumentos de quienes apoyan la propuesta carecen de respaldo.

“Mucha gente, incluso decisores políticos, minimizan los riesgos y comparan esta droga con el alcohol y el cigarro, afirmando que es menos dañina, e incluso ya escuché en esta Comisión que “¿por qué no consumir marihuana, si consumimos el azúcar que es también dañina?” A ese punto han llegado quienes defienden la legalización de marihuana recreativa; ese es el mensaje de “producto inofensivo” que les transmiten a nuestros jóvenes”, aseguró Segura.

Por su parte, Ariel Robles, legislador del Frente Amplio, explicó razones por las que considera que el estudio expuesto por el Colegio de Médicos, tiene muchas imprecisiones, y pidió a la institución analizar los efectos en la salud pública.

“Al Colegio de Médicos, aprovecho este espacio para extender esa incitativa, tal vez dar esa discusión a futuro, sobre las implicaciones en términos de salud pública, que yo creo que un proyecto como este debe cumplir con esas expectativas”, aseguró Robles.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA