Por primera vez, los familiares de María Luisa Cedeño declararon en el juicio por el asesinato de la doctora, ocurrido en julio del 2020 en el hotel La Mansión Inn, en Quepos.

Sus tres hermanos y su única hermana contaron lo doloroso que ha sido lidiar con el crimen de la anestesióloga y cómo esto ha impactado a la familia.

Humberto Cedeño, uno de los hermanos de la víctima, fue enfático y resumió su dolor de la siguiente manera: “Nunca creí que podía llegar a llorar tanto. Lloro casi todos los días (…) No se me quita. Trato de aprender a convivir con eso, pero no se puede. Duele como el primer día”.

Por su parte, la hermana Aura Cedeño aseguró que la muerte ha sido el “golpe más fuerte que he sentido”, ya que Luisa era la “niña consentida” de la familia.

Detalló que Luisa era la menor de los hermanos y que, cuando ella nació, ya ellos estaban “bastante grandes”. Esto, añadió, les permitió consentirla.

“Nació en un momento donde todos estábamos grandes, fue tan lindo, era un premio, era un regalo. Creció teniendo mucho amor. Contrario a nosotros, ella supo lo que fue ir al mejor colegio, a la mejor universidad. Fue una mujer que nos llenó. Maria Luisa fue un recomienzo para que nosotros viéramos una vida diferente”.

Asimismo, recordó cómo fue el día en el que se enteraron y cómo esto impactó a sus padres, que ya son adultos mayores.

“No queríamos que ellos se enteraran de cómo había sido la situación. Queríamos decirle nosotras qué había sido, que no lo viera por las noticias”, dijo.

Narró que, cuando le contaron al papá de Cedeño, este solo exclamó: “Me han quitado la niña de mis ojos. Ahora, ¿quién me va a cuidar?”.

Se prevé que los padres de Cedeño declaren, por medio de videoconferencia, durante la tarde de este lunes.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA