Este jueves se discutió, en primer debate, la ratificación del Protocolo de Nagoya; no obstante, no llegó a votarse debido a que el Frente Amplio y la diputada liberacionista Sonia Rojas, insisten en que debe hacerse una nueva consulta a los pueblos indígenas.

El Protocolo de Nagoya, firmado por Costa Rica en el 2010, tiene como objetivo una participación justa y equitativa en los beneficios derivados de los recursos genéticos.

El proyecto de ley para la ratificación del Protocolo debe consultarse a las comunidades indígenas, ya que puede afectarlas. No obstante, Sonia Rojas, primera diputada indígena de nuestro país, así como el Frente Amplio, insisten que la consulta se hizo solo para cumplir, sin darles el tiempo necesario para analizar y dar un criterio.

“No se ha podido generar, un acercamiento con los territorios indígenas como debe ser, respetando los derechos, la cosmovisión, las costumbres, las tradiciones de la manera que se debe hacer, respetando los derechos humanos de los pueblos indígenas y los derechos humanos de todos. Creo que todos somos costarricenses, indígenas y no indígenas, y en este tema, tenemos una situación de derechos que se nos lesionan por no realizar una consulta debida, se realizó la consulta como lo indica el reglamento de la Asamblea Legislativa, por ocho días, consulta que no logró llegar a los territorios indígenas y a las organizaciones como normalmente sucede, y como en apariencia a muchos no les interesa”, explicó Rojas.

Los diputados del periodo anterior realizaron la consulta a los pueblos indígenas, pero solo les dieron ocho días para responder. La respuesta nunca llegó y, cumplido el requisito de la consulta, la Comisión de Asuntos Internacionales dictaminó el proyecto.

“Les mandamos consultas en español, de un protocolo que pretende patentar su conocimiento, y les damos ocho días hábiles para responder. Evidentemente nadie respondió, pero no porque no tengan nada que decir, es que es absurdo, es ridículo y es irrespetuoso que nosotros ahora queramos aprobar un proyecto que tiene todo que ver con la dinámica de los pueblos indígenas, todo lo que tiene que ver con su conocimiento tradicional, y la consulta como para decir que los preguntamos”, manifestó la frenteamplista Sofía Guillén.

El Frente Amplio pide que el proyecto sea devuelto a comisión para hacer la consulta a las comunidades indígenas. Además, Guillén asegura que el texto que se consultó, fue el anterior, y no el actual, el cual ha sufrido cambios.

Otros diputados, como Luis Fernando Mendoza del Partido Liberación Nacional, y Kattia Cambronero del Liberal Progresista, votaron en contra de volver a consultar a los pueblos indígenas y urgieron la votación del proyecto.

“Es un proyecto de ley que ya cumplió con todos los procesos legislativos; que ya fue consultado a todas las entidades pertinentes y que cuenta con la mayoría de aprobación de los diputados en el Congreso. Su aprobación es de vital importancia por los incalculables beneficios económicos y de atracción de inversión para zonas reprimidas del país. No es justo que por más tiempo le sigamos negando a las comunidades e instituciones el acceso a herramientas para el uso responsable de nuestros recursos biológicos”, aseguró Cambronero.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA