El juicio por la muerte de la doctora María Luisa Cedeño continuó este miércoles, luego de que se tuviera que suspender porque uno de los abogados de los imputados estaba enfermo.

Se retomó con la declaración de una de las empleadas del hotel, Daniela Ceciliano, quien dio detalles de la relación tan cercana que tenían el propietario Harry Bodaan y un empleado, de apellidos Herrera Martínez.

Ellos dos, en conjunto con otro hombre de apellidos Miranda Izquierdo, son los acusados por el crimen de la anestesióloga ocurrido en julio del 2020 en el hotel La Mansion Inn, en Quepos.

Ante una consulta de la defensa de Bodaan, Ceciliano mencionó, incluso, que la cercanía era tal que el empleado tenía múltiples beneficios.

“Vivía en el hotel sin pagar mientras ya no era empleado del hotel; que se le permitieran tantas faltas y no se tomara una acción porque había quehacer el despido sin responsabilidad y aún así no se despidió; y tenía beneficio de las comidas, incluso cuando no era ya empleado del hotel”, apuntó.

Asimismo, dijo que herrera era quien le comunicaba a Bodaan todo lo que ocurría. Eso, indicó, le generaba molestia porque era su labor.

“Cualquier problema que hubiese entre empleados, cualquier mal funcionamiento o inclusive cualquier queja de huésped, se la comunicaba él a don Harry antes d que yo o cualquiera de los que estábamos ahí trabajando se lo dijera (…) Incluso una vez, Harry dijo que tenía ojos en todo lo que pasaba en el hotel y era por él (Herrera)”, mencionó.

En su comparecencia, detalló la dinámica de fiestas que había en el hotel. “Teníamos todos los miércoles y sábados una recepción VIP con todos los huéspedes, se invitaban a recepción para tomar bebidas o comida, bocadillos. (…) También teníamos reuniones y cenas frecuentemente de la Cámara de Comercio y Turismo de Quepos”.

El juicio continua con la recepción de otro testigo aportado por la Fiscalía.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA