La infraestructura educativa de nuestro país es un mal que aqueja a escuelas  y colegios en todo el país. Desde la Contraloría General de la República y otros múltiples actores, han clamado por la necesidad de atender con urgencia este problema.

Ahora nace una nueva iniciativa, de parte de la Unidad Social Cristiana. Los diputados del PUSC proponen que las municipalidades intervengan en la atención de la infraestructura legislativa.

Mediante un proyecto de ley, la Unidad propone que del 40% que recibe la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) por la venta de licores, un 30% se destine a todas las municipalidades para atender la infraestructura.

La iniciativa de la Unidad, además plantea que estos recursos también se utilicen para equipamiento educativo y seguridad ciudadana.

“Esta es una propuesta que vendrá a contribuir a dos problemas que pueden catalogarse como de emergencia nacional, y que desde la fracción Unidad hemos insistido en que deben abordarse con seriedad y prontitud. Consideramos que las municipalidades pueden perfectamente hacer un buen uso de los recursos que estaban destinados para otros fines, y que pueden priorizarse de la mejor manera para la atención de infraestructura educativa y seguridad cantonal”, detalló la jefa de Fracción Daniela Rojas.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA