Cortesía AFP

Irán logró una agónica y emotiva victoria 2-0, mientras que Senegal se reenganchó al Mundial venciendo 3-1 a la anfitriona Catar, ya prácticamente eliminada, este viernes en un arranque de la segunda jornada marcado por la lesión en el tobillo derecho de Neymar, que se perderá el partido contra Suiza.

El atacante del Paris Saint-Germain se tuvo que retirar del campo con antelación en el solvente triunfo 2-0 ante Serbia, desatando todas las alarmas en la ‘Seleçao’, en un torneo que ya se quedó sin otros astros como Karim Benzema o Sadio Mané por lesiones.

Neymar, que se lastimó en una fuerte entrada del defensor serbio Nikola Milenkovic, se sometió este viernes a exámenes médicos.

“Mostraron una lesión en el ligamento lateral del tobillo derecho, junto con una pequeña inflamación en el hueso”, señaló el médico de la selección brasileña Rodrigo Lasmar, confirmando que no jugará contra Suiza el lunes y pidiendo “mucha calma y tranquilidad”.

Todavía en la actualidad médica, el atacante estrella de Bélgica, Romelu Lukaku, entrenó este viernes en público por primera vez pero su presencia el domingo contra Marruecos sigue sin estar confirmada.

Bale y Gales en serios problemas –

En el primer partido de este viernes, en el grupo B, Irán venció a Gales 2-0 con dos goles en el tiempo de descuento que dejan a los ‘Dragones’ al borde del adiós en su primer Mundial desde 1958.

Gareth Bale y sus compañeros volvieron a decepcionar y, tras salvarse con dos disparos al palo de Irán, sufrieron la expulsión en el minuto 87 del arquero Wayne Hennessey, que vio la primera tarjeta roja de Catar-2022 por una fuerte entrada a Mehdi Taremi fuera del área.

El ‘Team Melli’ apretó hasta el final y derribó el muro galés con dianas de Roozbeh Cheshmi en el minuto 90+8 y de Ramin Rezaeian en el 90+11, que desataron la euforia de la abundante afición iraní en el estadio Ahmad Bin Ali de Doha (45.000 espectadores).

Irán, que hubiera sido eliminada en caso de derrota, suma ahora tres puntos, los mismos que la líder Inglaterra, y se jugará el pase en la última jornada ante Estados Unidos, que tiene una unidad.

Gales, que se queda también con un punto, está obligado a ganar el duelo final ante la vecina Inglaterra si quiere apurar sus opciones de avanzar.

Inglaterra puede llegar a ese partido ya clasificada si gana este viernes a Estados Unidos

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA