En una audiencia realizada este jueves en la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, el ministro de Justicia, Gerald Campos, habló acerca de la gravedad de la situación que sufre el sistema penitenciario.

El jerarca se refirió acerca del hacinamiento carcelario, de la poca proporción de policías en comparación con la cantidad de privados de libertad, de los malos salarios de los colaboradores en las cárceles, reforma fiscal, y otras situaciones que agravan la realidad del sistema.

“Hoy por hoy el sistema penitenciario está en crisis. Estamos haciendo todo un análisis para poder otorgar mejor infraestructura, mejores condiciones, mejor alimentación y espero para el otro año poder darle mejores salarios. Yo tengo compañeros que ganan 320 mil colones en salario bruto por mes, que, dividido en dos quincenas, más los rebajos de ley, no sé cómo esas familias viven”, explicó Campos.

El ministro contó que sus policías sufren de amenazas, agresiones, e incluso ataques con arma blanca.

Campos aseguró que, a pesar de que el hacinamiento carcelario ha disminuido, este está en un 6.70%. la capacidad de las cárceles es de 13.827 personas, pero actualmente hay 14.754.

Lo más preocupante, es que esta cifra supera por mucha la cantidad de policías carcelarios.

“En total tenemos 3.787 policías penitenciarios específicamente ubicados en esos centros penales cerrados. Si hacemos la división, nos daría la proporción de un policía por cuatro privados de libertad.  Tengo que dividirlos en cuatro grupos, porque son dos escuadras que trabajan siete días, y esa mitad también la tengo que dividir la mitad en la mañana y la mitad en la noche. Si hacemos la proporción de lo que está realmente ubicado en este momento en los centros penitenciarios tendríamos la relación de un policía para 16 privados de libertad. Y ese es un dato que en realidad es de impacto en este momento”, aseguró Carolina Castro del Castillo, viceministra de Gestión Estratégica.

Aún con esa limitación en la cantidad de personal, el ministro aseguró que han logrado bajar la cantidad de estafas que se realizan desde las cárceles.

“Hicimos 328 operativos, con los mismos policías, esos 4 mil, tomando los policías de mayor carrera que estaban dispuestos a matricularse por nosotros e ir a trabajar a cualquier parte del país de manera sorpresiva sin cobrarnos una sola hora extra porque no hay dinero para pagarles, pero si con un interés país de enfrentarlos; policías que han sido agredidos, que han sido amenazados, pero que están dispuestos a seguir trabajando”, agregó Campos.

El ministro además manifestó su desacuerdo con algunas medidas impuestas por jueces de ejecución de la pena y la Sala Constitucional, y dijo que aunque les aumentaran el presupuesto, la regla fiscal lo tiene atado de manos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA