“Ese fin de semana (18 al 19 de julio del 2020), yo me iba con mi esposo y otra pareja de amigos a Santa Teresa (Guanacaste). Pero ella (María Luisa Cedeño) no podía por trabajo. Entonces dijo que iba a buscar otro lado para irse. Nosotros (los amigos) le dijimos que no se fuera sola, pero no encontramos quién la acompañara y por eso se fue sola (al hotel La Mansión Inn, en Quepos)”.

Así fue como Esme Vargas, una amiga de la víctima mortal, relató cómo se gestionó el viaje de la anestesióloga a ese hotel, en donde fue encontrada muerta el 20 de julio del 2020.

Según narró en el debate que se realiza por el homicidio, Cedeño era muy cercana con sus amigas y, generalmente, buscaba vacacionar con ellas. Sin embargo, explicó, como la doctora tenía una cirugía el lunes 20 de julio del 2020 a las 4 p. m., ella no pudo acompañarlos a Guanacaste.

Por ello, Cedeño le pidió ayuda a su amiga para encontrar un hotel que le permitiera vacacionar ese fin de semana, pero que no fuera tan lejano.

“Buscamos en la plataforma Booking y ahí nos salieron varias opciones. Vimos ese (La Mansión Inn) y nos pareció que estaba bien. A mí la verdad no me parecía bonito, pero el precio estaba bien y decía que era cinco estrellas entonces la dejamos ir”, apuntó Vargas, quien es cirujana vascular.

Recordó que, cuando hacían la reservación, Cedeño le insistió en que necesitaba ese viaje, porque urgía desconectarse.

“Ella me decía: ‘Estoy muy cansada, necesito esparcir mi mente, cambiar el escenario, el trabajo está demasiado duro (…) necesitaba cambiar de ambiente y por eso acepté que se fuera a ese lugar, sino no lo hubiese aceptado”, rememoró.

 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA