El 18 de julio del 2020, María Luisa Cedeño se mostraba satisfecha y contenta, puesto que la tenían “muy chineada” en el hotel La Mansión Inn, en Quepos, en donde dos días después ella apareció asesinada.

Eso trascendió este jueves durante el juicio por el crimen de la anestesióloga, en donde reprodujeron uno de los últimos audios por Whatsapp que envió Cedeño a una amiga suya, Esme Vargas.

En esa comunicación, Cedeño le contó que había llegado al hotel, al cual llegó sola porque necesitaba “un cambio de ambiente”.

Le detalló que, si bien el hotel estaba “descuidadito”, el poco personal que había la estaba tratando muy bien. Incluso, le mencionó que trataban como “una reina” a su perra, Mafalda.

Acá, la transcripción literal del audio de poco más de un minuto y medio que envió Cedeño a su amiga Esme:

“Mita, vieras qué bueno este hotel. Solo hay como dos huéspedes, entonces: ¿cómo te explico? Mafalda esa reina del lugar y, además, me tratan demasiado bien. Había una vara de all inclusive, que se pagan $100 extra y me traen agüita, trago, todo. Le traen agüita a Mafalda, me traen fresas, piña.

“No tenés una idea lo chiva que está la chineazón aquí. Me ha encantado, me tienen súper chineada. Estoy hablando con el bartender, con el asistente del dueño (Harry Bodaan, uno de los acusados). El dueño es holandés, todo es super chiva.

“Pagué 155.000 por noche con un all inclusive. Pero me dijeron que para la cena puedo pedir de cenar de donde quiera y ellos me lo traen. Vieras lo chiva que está. O sea el lugar está más o menos, porque está como descuidadito y tiene como a la mitad de los empleados. Pero vieras que las recomendaciones son miles.

“El lugar es lo que ocupaba; está muy chiva”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA