Foto AFP

Arabia Saudita dio la campanada este martes, se cayeron las quinielas. Argentina con su enorme invicto y sus estrellas y con una victoria parcial en el primer tiempo, no pudo ante un corajudo y ordenado equipo saudí que consiguió la más importante victoria de su historia futbolística.

Lionel Messi puso a ganar a Argentina apenas al minuto 10 tras el cobro de una falta, hubo un marcado dominio que se reflejó con tres goles anulados por fuera de juego; no obstante, el segundo tiempo fue una caja de pandora que explotó a favor de los asiáticos. Saleh Al Sheri al 47 decretaba el empate momentáneo pero lo mejor estaba por venir cuando Salem Al Dawasay seis minutos después con un auténtico gol de crack volteaba los cartones.

El asedio argentino fue intenso sobre la cabaña de Mohamed Alowais, pero una y otra vez se toparon con una zona de guerreros en defensa y portería. Arabia consiguió así la primera gran sorpresa del mundial y su cuarta victoria en copas del mundo, la primera ante un rival asiático.

A segunda y tercera hora, dos empates sin goles. Tras un juego de mucho vértigo Túnez y Dinamarca dividieron honores y luego México gracias a un agigantado Guillermo “Memo” Ochoa quien tapó un penal al rutilante Robert Lewandowski salvó el 0x0, marcador que dejó vivo a los argentinos y al grupo C al rojo vivo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA