“Dentro de las cosas que vi en el cadáver me llamaba la atención que viendo la violencia de las lesiones, las mordeduras no presentaban esa misma fuerza. Me refiero a la intensidad. Ella (María Luisa Cedeño) presentaba en la cara hematomas, más todo lo demás que ya describió la patóloga. Me esperaba que alguien tan violento, hubiese ejercido más fuerza con sus dientes”.

De esa manera, el odontólogo forense, Manuel Fernández, describió la extrañeza que le causó ver las heridas que tenía el cadáver de Cedeño, quien fue asesinada en julio del 2020 en el hotel La Mansión Inn, en Quepos.

En su declaración brindada este jueves ante el Tribunal Penal de Quepos, Fernández insistió: “Ninguna de las lesiones se hizo con suficiente fuerza. No coincide la violencia con la que fue atacada y con la que fue mordida. Habría esperado mordeduras más fuertes, profundas”.

Agregó que el análisis que hace de la fuerza empleada es que los involucrados no quisieron dejar marca.

Sin embargo, recalcó, pese a que no tenían una gran intensidad, sí son heridas que pudieron ser “perfectamente” analizadas.

Se trata de tres mordiscos: uno en la mejilla derecha, otra en el antebrazo derecho y otra en el pecho izquierdo. Según la conclusión del odontólogo, los dos primeros habrían sido hechos por el encartado Harry Bodaan; el último, por el acusado, de apellidos Miranda Izquierdo. En esta pericia, el tercer imputado, apellidado Herrera Martínez, no fue señalado.

¿Cómo fue el análisis?

Ante el interrogatorio de la Fiscalía, el odontólogo forense explicó que lo primero que se hace cuando llega el cuerpo a Medicatura Forense, es que la patóloga lo revise. En este caso, contó Fernández, ella detectó unas lesiones que parecían ser de mordedura, por lo que le pidió colaboración.

Explicó que, al observar las heridas, pudo determinar que sí eran mordiscos por lo que pidió tomar las fotografías respectivas para después poder hacer comparaciones con los sospechosos.

“Solicito directamente que sea (la Sección de) Imagen y Sonido Forense (del OIJ) quien tome las fotos. Enviaron un fotógrafo, con cámara de alta resolución e iluminación especial. Cuando el fotógrafo llega me quedo con él; le indico cómo debe tomar las fotos y me quedo para asegurarme que las fotos sean apropiadas para hacer comparación.

“¿Cómo debe ser una foto apropiada? El ángulo con el que se tome la foto no puede ser cualquiera. Si observa la literatura, la foto se debe tomar de forma perpendicular a la mordedura y con un testigo métrico especial de dos mediciones”, detalló.

Después de eso, el odontólogo mencionó que hizo la medición de las lesiones, las observó y las palpó. “Hice observación detallada del entorno que presenta el cadáver”.

Luego, mencionó, se hicieron los moldes a las personas que permanecieron la noche del 20 de julio del 2020 en el hotel donde ocurrió el crimen.

Mencionó que en total fueron siete moldes. Fueron hechos a Herrera Martínez; Miranda Izquierdo; Harry Bodaan y Obando (pareja de Bodaan).  Luego lo practicaron a tres trabajadores del recinto.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA