El Informe del Estado de la Nación califica de “efecto rebote” la fuerte recuperación económica durante los primeros meses del 2021, que alcanzó un crecimiento promedio del PIB de 7,8%.

“Luego de reportar una gran contracción de la economía en 2020 (-4,1%), el año pasado la mayor parte de las actividades productivas tuvieron una mejora en su crecimiento, con excepción de la  administración pública”, destaca Pamela Jiménez Fontana, investigadora y coordinadora del capítulo Oportunidades, estabilidad y solvencia económicas del Informe.

La investigación destaca que la recuperación del año pasado responde a una aceleración del consumo de los hogares y exportaciones de bienes, que en conjunto representaron el 67% del crecimiento de la demanda de la economía.

“El aporte del sector exportaciones a este repunte podría ser menor en los territorios más alejados del país, pues el 75% de las empresas exportadoras están dentro de la GAM”,  agrega Jiménez Fontana.

En términos generales, la mayor parte de los sectores productivos han logrado superar o estar muy cerca del nivel prepandemia. En cambio, el sector vinculado al turismo muestra una recuperación de apenas el 69% con respecto al 2019.

No obstante, la recuperación productiva no ha ido de la mano con la recuperación del empleo, lo que según el informe, supone un aumento de la productividad laboral en un contexto de profunda desconexión entre la producción y el mercado de trabajo.

El documento describe que los sectores que no han logrado esta conexión son el agro, manufactura, intermediación financiera, actividades profesionales, enseñanza y salud, las cuales en conjunto representan el 47% del empleo total.

Solamente las actividades de electricidad, agua y saneamiento lograron recuperar la producción junto con el empleo en 2021.

Por otro lado, los investigadores señalan que en este panorama de recuperación y crecimiento desigual, la proyección para el 2022 y 2023 es un retorno al crecimiento moderado anterior a la emergencia por Covid-19 de entre 3% y 5%.

Un aspecto positivo destacado en el informe es que, en 2020 y 2021 el país alcanzó un “punto de inflexión en materia fiscal” al reducir el déficit del gobierno central del 8% al 5% del Producto Interno Bruto.

La reducción responde a la contención del gasto público, principalmente en los rubros de remuneraciones y transferencias.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA