Entre el 2009 y el 2021, la inversión en infraestructura pública en Costa Rica pasó de representar el 5,1% a 2,6% del PIB, así lo evidenció el Informe Estado de la Nación 2022.

La entidad anotó que desde un punto de vista temporal y utilizando este indicador como base, el país invierte menos que a inicio de la década de los noventa.

El Informe destaca que los elevados niveles de endeudamiento y déficit fiscal del país han limitado el gasto de capital durante la última década, que mantiene una tendencia a la baja.

“En términos generales, esto significa que la inversión en infraestructura pública no parece
estar siendo considerada como un instrumento de política fiscal para promover el  crecimiento económico”, explica Pamela Jiménez Fontana, investigadora y coordinadora del capítulo Oportunidades, estabilidad y solvencia económicas del Informe.

La experta señala que: “en Costa Rica no existe una fuente de información oficial que sistematice detalles sobre la infraestructura según tamaño de los presupuestos, tipo de inversión, las obras, y  localización”.

La investigadora señala que la alternativa principal ante la falta de recursos propios ha sido el endeudamiento interno y externo, que desde el 2018 financia el 50% de la obra pública en el país. Otro modelo ha sido la concesión, que representó el 20% del financiamiento entre el 2015 y 2017.

“En cuanto a las entidades que más presupuesto dedican a inversión en capital observamos que en 2020 fueron los órganos desconcentrados (26%), las descentralizadas no empresariales (23%) y los gobiernos locales (19%)”, especifica Jiménez Fontana.

Al desagregar los datos, CONAVI ejecutó el 64% de los egresos de los órganos  desconcentrados, y la CCSS representó el 62% para las instituciones descentralizadas.

Es decir, la mayor parte de la inversión en infraestructura en 2020 no provino del Gobierno
Central, y se concentró principalmente en obras públicas de transportes.

“La infraestructura en transporte se concentra en carreteras (91,4%) y en menor medida en puentes y demarcaciones (menos del 7%). En los últimos cinco años ha sido una inversión promedio de 217 mil millones de colones por año”, especifica la investigadora.

El Informe concluye que la inversión hecha en infraestructura física pública durante el periodo analizado (2014-2021) no es suficiente para atender el rezago acumulado en las últimas décadas. Además, señala que es importante que el desarrollo de este tipo de inversión tenga un enfoque integral que considere, entre otros factores, las necesidades de los territorios.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA