El costarricense José León Sánchez, escritor del libro “La isla de los hombres solos” y premio Magón 2017 falleció por complicaciones cardiacas este 15 de noviembre en el Hospital San Vicente de Paul en Heredia, a la edad de 93 años, así lo confirmó su familia a los medios de comunicación.

Sánchez nació el 19 de abril de 1929, fue escritor autodidacta y es conocido como uno de los autores carcelarios más sobresalientes del Siglo XX.

Su obra se remonta a treinta obras literarias y sus libros han sido traducidos al inglés, italiano, ruso, alemán, holandés, francés y mandarín.

Sus best seller fueron «La isla de los hombres solos», en donde vendió más de tres millones de ejemplares y de su obra maestra «Tenochtitlán» con varios millones de impresiones.

Sánchez ganó cinco veces el Premio Nacional de Literatura y fue nombrado Doctor Honoris Causa en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Además, fue miembro de la Comisión Mundial de Tratamiento del Delincuente de las Naciones Unidas y viajó por 64 países que aún no han abolido la pena de muerte.

Sánchez, vivía en su casa de habitación, en Los Ángeles de San Rafael de Heredia, Costa Rica.

¿De dónde provenía José León Sánchez?

Nació en Cucaracho de Río Cuarto, un rancherío de indios huetares, ubicado entre las fronteras de Costa Rica y Nicaragua. Su nombre indígena es Ocelotl, como el felino de la región. Fue bautizado por un sacerdote católico, que heredó sus apellidos (Sánchez Alvarado) a los 700 habitantes del pueblo.

Su madre Ester Sánchez Alvarado ejercía el oficio de prostituta entre los huleros y de ahí que esta madre joven jamás supo el nombre de los padres de sus hijas y e hijo. Cada vez que tenía un hijo, por vivir en la plena miseria, viajaba hasta el pueblo de Grecia y lo vendía.

Para José León Sánchez el hecho de que su madre fuese prostituta no es situación vergonzosa, además el escritor nunca pudo conocer a su padre ni saber con certeza quién era.

Ester Sánchez no pudo vender a su único hijo pues este nació enfermo, en un intento de negociarlo con un mercader por un saco de sal, este no quiso aceptar el trato pues aseveraba que «era más amarillo que la yema de un huevo», terminó regalándoselo al mercader quien lo dejó en el Hospital San Rafael en la provincia de Alajuela.

Un año después José León ingresó al Hospicio de Huérfanos de San José, del cual se fugó a la edad de diez años junto con su hermana Aracely.

En su adultez, tras haber sido acusado de robo y sacrilegio a la Basílica de los Ángeles en Cartago, fue condenado a cadena perpetua en el presidio de la isla de San Lucas hasta 1988, cuando se le declaró inocente.

Para conocer más de este escritor que sin duda se convirtió en un símbolo de inspiración para los costarricenses, puede revivir la entrevista que le realizó el periodista y presidente ejecutivo del SINART, Allan Trigueros, a León Sánchez, hace 10 años en el programa “Esta Semana”. Enlace aquí. 

La obra de los hombres solos

José León Sánchez, contó sobre las condiciones inhumanas del penal de San Lucas en Costa Rica.

En primera persona un hombre narró cómo es acusado injustamente de asesinato y es condenado a trabajo forzado, cómo es llevado al penal de San Lucas, su estancia en el temido lugar, las vejaciones a que es sometido y el hambre crónica pintada en cada una de las caras de los presos.

El penal de San Lucas se caracterizaba por ser una isla donde sólo hombres eran encarcelados, las prácticas homosexuales y con los animales eran cosa común en el claustro, algunos hombres terminaban por tomar roles de mujer.

Según el escritor, la comida era escasa, el hambre se enseñoreaba, al mismo tiempo que los malos tratos y las golpizas de los guardias; la muerte era la única forma de escapar de aquel lugar, las aguas infestadas de tiburones hacían imposible el escape; no por eso, no había intento fallidos de fuga.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA