El odontólogo forense, Manuel Fernández Chaves, es uno de los testigos más importantes en el juicio por el crimen de la anestesióloga María Luisa Cedeño, debido a que él fue quien concluyó que tres mordidas que tenía el cuerpo de la víctima corresponden a dos de los imputados.

Se trata de los hombres, de apellidos Miranda Izquierdo y Bodaan. El tercero de los acusados es apellidado Herrera Martínez, pero, según los dictámenes, él no mordió a Cedeño.

Tras varios retrasos en el juicio, Fernández comenzó a rendir su testimonio la tarde de este lunes, en donde dejó claro que está consciente de que este tipo de pericias odontológicas no son muy frecuentes de realizar en el país.

“Son pericias poco comunes porque ahora la gente no muerde; la gente busca no dejar muestra de lo que hizo”, señaló el perito ante consultas de la Fiscalía, al tiempo en el que enfatizó en que eso no significa que no tenga suficiente credibilidad en la comunidad científica.

Asimismo, indicó, esta rama de la odontología tampoco se ha explotado tanto en Costa Rica y por eso es que él es único que ejercer esto en el país.

“Desde hace mucho esto se usa como método de identificación. Pero en Costa Rica no se ha vivido muchísimas cosas como en Chile, Argentina, Colombia, Perú, donde hubo dictaduras y terrorismo con cientos y miles de desaparecidos.

“En Costa Rica no se desaparece mucha gente (…) Entonces eso hace que el desarrollo de la odontología forense en Costa Rica no fuera tan necesaria hasta hace poco”, apuntó Fernández.

Si bien estaba previsto que hoy avanzara bastante la Fiscalía con su interrogatorio hacia el perito, una gestión presentada por el abogado de Miranda Izquierdo provocaron que este comenzara tarde su declaración. Eso obligó a suspender a las 4:30 p. m. de este lunes para retomar mañana, a las 9 a. m.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA