La defensa de uno de los acusados pidió suspender el juicio por el crimen de María Luisa Cedeño debido a que, explicó, aún no ha tenido acceso a una prueba que es “vital”.

La solicitud provino de Érick Gatgens, quien es el abogado del imputado Miranda Izquierdo. Él es uno de los tres encartados por el asesinato de la anestesióloga, ocurrido el 20 de julio del 2020 en el hotel La Mansión Inn, en Quepos. Los otros son dos hombres de apellidos Bodaan y Herrera Martínez.

Según explicó Gatgens, los documentos que no han podido obtener son los que dan detalles de las mordeduras que tenía el cuerpo de la víctima. Este análisis fue realizado por el odontólogo forense, Manuel Fernández, y, en su dictamen, él concluyó que los mordiscos fueron hechos por Miranda y Bodaan.

Entonces debido a que hoy se tenía previsto comenzar el interrogatorio al perito Fernández, el abogado pidió la reprogramación. Justificó su solicitud al decir que, si no han podido revisar esas pruebas, no podrían ejercer de forma correcta el derecho de defensa de Miranda.

Los jueces le dieron la razón, por lo que decidieron suspender el debate y fijarlo para la tarde del próximo lunes.

¿Qué pasó?

Gatgens explicó que, pese a que esta es una prueba fundamental para poder ejercer correctamente la defensa de su representado, no han podido obtener los documentos para poder analizarlos.

Detalló que ha pedido que le faciliten la información desde, incluso, la etapa intermedia ante el Juzgado. Sin embargo, no fue hasta la semana pasada que la prueba llegó a manos del Tribunal, el cual procedió a aperturarla en presencia de todas las partes. 

Eso sí, mencionó, pese a que se abrió la evidencia, aún no les han facilitado las copias para estudiarlas. Aseveró que esto se debe a que la prueba es “sumamente delicada” y que el Tribunal prefirió consultar con los expertos de la Sección de Imagen y Sonido Forense de la Policía Judicial sobre cómo debía ser su manipulación para evitar un daño a la pericia.

Este jueves fue cuando, tras suspender el juicio, se llegó a la conclusión de que lo correcto hacer reimpresiones de las imágenes y compartirlas con los abogados. Se prevé que les harán llegar la información este viernes para que tengan una buena cortina de tiempo para su análisis.

“Lo más importante es garantizar la fidelidad; es decir, tener la seguridad que el material que nos dan es idéntico en escala y calidad al documento original (…) Lo más importante aquí es tenerlas, porque si eso no ocurre, ¿cómo interrogo al perito? ¿Cómo se lo que está diciendo si no tengo el documento a mano? ¡Es imposible!”, apuntó.

Coinciden con importancia

El abogado de la familia, Alfonso Ruiz, coincidió con que, si para la defensa es necesario tener esas pruebas, se debe suspender el debate. Esto porque, si no se hace, luego se podría argumentar un derecho de indefensión y, por ende, se podría traer abajo el juicio.

“La petición es válida. Más que no es la primera vez que la defensa (de Miranda Izquierdo) lo solicita. No podríamos oponernos”, señaló.

Eso sí, fue enfático en indicar que, si bien las copias de esas pericias no se tienen, el resultado de ellas sí es bien conocido.

“No es una sorpresa el resultado de las imágenes, lo tenemos todo claro”, dijo Ruiz, al tiempo en el que recalcó que esta prueba odontológica es “vital y relevante” para el caso.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA