AFP- Los estadounidenses votaban este martes en elecciones de mitad de mandato en las que están en juego las mayorías en el Congreso, lo que determinará el poder del presidente demócrata Joe Biden durante los próximos dos años pero también el futuro del republicano Donald Trump, impaciente por volver a la Casa Blanca.

“Haz que tu voz se escuche hoy. Vota”, tuiteó temprano Biden. Estos comicios que suelen ser desfavorables para el partido en el poder.

Los primeros colegios electorales abrieron a las 06H00 (11H00 GMT) pero más de 40 millones de electores ya votaron de forma anticipada o por correo para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y toda una serie de cargos municipales o regionales, incluidos varios gobernadores.

“Hay muchos temas importantes en las papeletas”, declaró a la AFP Alexandra Ashley, una abogada de 30 años, en un centro electoral de Pittsburgh, en Pensilvania.

“Para mí la prioridad es el aborto”, agregó esta votante demócrata. Este debate se impuso en la campaña después de que la Corte Suprema decidiera que cada estado debe decidir si lo autoriza o prohíbe en su territorio. De hecho cinco estados celebran referéndums sobre el tema este martes.

Pero la inflación ha desbancado al resto de los temas en las últimas semanas, lo que hace que los republicanos confíen más que nunca en sus posibilidades de derrotar en las urnas a Joe Biden, a quien culpan de la subida de los precios.

Un voto de castigo

“Si quiere poner fin a la destrucción de nuestro país y salvar el sueño americano, debe votar por los republicanos mañana”, afirmó el expresidente Donald Trump, omnipresente en esta campaña, durante un mitin el lunes por la noche en Ohio, uno de los bastiones industriales del país.

El millonario de 76 años acaricia la idea de volver a presentarse a la presidencia en 2024, anunció que hará “un gran anuncio el martes 15 de noviembre en Mar-a-Lago”, su residencia en Florida.

Estos comicios de medio mandato se celebran dos años después de las elecciones presidenciales y equivalen, de alguna manera, a un referéndum sobre el inquilino de la Casa Blanca. Por eso el partido del presidente rara vez se libra del voto castigo.

Los demócratas intentan evitarlo afirmando que la oposición republicana, algunos de cuyos candidatos no reconocen el resultado de los comicios presidenciales de 2020, son una amenaza para la democracia.

“Nuestra democracia está en peligro”, declaró el presidente de 79 años durante el último mitin el lunes por la noche en Maryland, en las afueras de Washington.

Pero la subida de los precios -un 8,2% de media- sigue siendo con diferencia la principal preocupación de los estadounidenses y los esfuerzos de Biden por erigirse en el “presidente de la clase media” no parecen haber dado frutos.

Según las encuestas más recientes, la oposición republicana tiene posibilidades de ganar al menos entre 10 y 25 escaños en la Cámara baja, más que suficiente para tener mayoría.

Hay menos claridad sobre la suerte que correrá el Senado, pero los republicanos también podrían conseguirlo.

Perder el control de ambas cámaras del Congreso tendría graves consecuencias para el presidente demócrata, que ha dicho que “tiene la intención” de volver a presentarse en 2024, lo que vendría a ser un duelo como el de 2020.

El lunes por la noche, el presidente aseguró ser “optimista” sobre el resultado de la votación, aunque reconoció que mantener el control de la Cámara será “difícil”.

Si recuperan la mayoría, los republicanos ya indicaron que iniciarán investigaciones sobre asuntos del hijo de Joe Biden, Hunter, así como de algunos ministros y quizá un procedimiento de destitución contra el presidente.

Duelos ajustados

Concretamente, las elecciones intermedias se juegan en un puñado de estados clave, los mismos que en las presidenciales de 2020.

Todos los focos están puestos en Pensilvania, antiguo bastión de la industria siderúrgica, donde el millonario cirujano republicano Mehmet Oz, apoyado por Donald Trump, se enfrenta al exalcalde demócrata de una pequeña localidad, John Fetterman, se disputan una banca del Senado.

De ese escaño muy posiblemente dependerá el equilibrio de poderes de la Cámara alta, con un poder inmenso.

Como en 2020, Georgia también acapara la atención. El demócrata Raphael Warnock, el primer senador negro elegido en este estado sureño con un fuerte pasado segregacionista, busca la reelección frente a Herschel Walker, un exdeportista afrodescendiente que recibe el respaldo de Trump.

Arizona, Ohio, Nevada, Wisconsin y Carolina del Norte también son escenario de luchas entre demócratas y candidatos de Donald Trump, que juran lealtad absoluta al antiguo inquilino de la Casa Blanca.

Unos duelos a golpe de cientos de millones de dólares que convirtieron estas elecciones de medio mandato en las más caras de la historia de Estados Unidos.

Los primeros resultados podrían conocerse a partir de las 19H00 (00H00 GMT) pero puede que haya que esperar días para el desenlace de los duelos más reñidos.

© Agence France-Presse

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA