La coalición liderada por el ex primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, triunfó en las elecciones del pasado martes en Israel. Con el conteo de votos completo, el grupo de Netanyahu consiguió 64 escaños, mientras que el actual primer ministro, Yair Lapid, sumó 51 diputados.

Bryan Acuña, analista internacional.

Surge la preocupación en distintos sectores por el establecimiento de una tercera fuerza partidaria de una ultraderecha antiárabe, con posiciones abiertamente racistas y homófobas, con la alianza Sionismo Religioso y la figura de Itamar Ben-Gvir, que con 14 diputados obtenidos en los comicios, resultó vital para las aspiraciones de Netanyahu de regresar al poder.

Bryan Acuña, analista internacional.

Este es el quinto proceso electoral que se celebra en Israel en menos de cuatro años, si Netanyahu no consigue formar un gobierno, le correspondería a Lapid la tarea, si este tampoco lo logra, se buscaría una tercera figura dentro de los partidos minoritarios y si finalmente estos tampoco pueden construir un gobierno, deberá convocarse a una nueva elección.

Bryan Acuña, analista internacional.

El primer ministro saliente, Yair Lapid, reconoció los resultados electorales y felicitó a Benjamín Netanyahu por su triunfo y giró indicaciones para comenzar con los preparativos para una transición del poder pacífica y ordenada.

Corresponderá ahora al presidente israelí, Isaac Herzog, encargar al líder partidario con más probabilidades la tarea de formar gobierno en un lapso de 42 días.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA