“Como parte de lo que dice él (acusado de apellidos Miranda Izquierdo) después de que a él lo agarran (…) es que ella (María Luisa Cedeño) estaba pagando 60 mil por compañía, entonces hay que ver quién o quiénes entraron a su habitación para tener sexo con ella”.

Ese es un extracto de la conversación que tuvo Harry Bodaan -uno de los encartados por el crimen de Cedeño- con su exdefensor José Miguel Villalobos y que fue divulgada la mañana de este miércoles durante el juicio por el crimen.

El intercambio de mensajes fue revelado por la perito judicial Ivette Nuñez, quien tuvo a cargo la extracción de la información de los celulares de los tres encartados: Bodaan, Miranda y un tercero, apellidado Herrera Martínez.

Sin embargo, eso no fue lo único que Bodaan le mencionó a su entonces abogado. Siempre replicando una supuesta declaración de Miranda, Bodaan mencionó: “Hay drogas de por medio porque supuestamente ella mandó a comprar no sé cuántas onzas de cripy y, supuestamente, ellos (no se hace referencia a quiénes) andaban haciendo el contacto para conseguirle la cripy a ella”.

Inmediatamente después, el hotelero recalcó que esos datos brindados presuntamente por Miranda eran “muy importantes” para el caso. Bajo esa teoría, Bodaan le dijo a su exdefensor que era necesario recalcar que la “seguridad que uno principalmente va a tener es la que uno mismo se da”.

El acusado agregó en esa misma conversación: “Si usted está exponiéndose con drogas, sexo con personas desconocidas y abriéndole la puerta de dónde usted se supone que tiene que estar segura, burlando incluso la seguridad del hotel (…) hay que ver cómo se desenvuelve esto”.

Harry Bodaan vuelve a declarar

Luego de que se leyeran esos intercambios de mensajes y que las partes interrogaran a la perito, el imputado Bodaan pidió volver a declarar, ya que, alegó, debía hacer aclaraciones correspondientes a lo que se expuso en la audiencia de este miércoles.

Esta es la segunda vez que Bodaan se refiere al asunto en este juicio. La primera vez ocurrió a mediados de octubre.

“Hay siete números a mi nombre y eso es porque yo era representante legal de la mansión”, indicó el encartado, al tiempo en el que dijo que él consideraba importante hacer un “mejor rastreo” de todos esos teléfonos.

Asimismo, insistió en que la noche antes del homicidio, él no tomó ningún tipo de licor.

“Quiero aclarar que esa noche del 19 (de julio del 2020) yo no consumí ningún licor. Lo aclaro porque se dice que yo me contradije (en la primera declaración). No tengo la traducción que se hizo. Esta es la sexta vez que he solicitado tener acceso a la grabación, creo que dije que no tomé nada, pero que en otras ocasiones podía tomar un vino blanco”, concluyó.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA