La noticia de que ARESEP hará un aumento en el precio de los combustibles para compensar ¢2.900 millones de la convención colectiva de RECOPE, cayó muy mal en el Partido Liberal Progresista, al punto que su jefe de fracción, Eli Feinzaig, prometió acabar con la institución.

“Los Tribunales de Justicia le han ordenado a ARESEP, incorporar en el precio de los combustibles, ciertos costos de la convención colectiva de Recope que ARESEP había decidido excluir porque no tienen nada que ver con el costo del servicio, con el costo del combustible, por ejemplo, servicio de restaurante para los empleados, útiles y materiales para recepciones, becas otorgadas a los hijos de los trabajadores, etcétera, cosas que no tienen nada que ver con el costo de los combustibles y ahora lo vamos a tener que pagar nosotros en los combustibles”, explicó Feinzaig en el plenario legislativo.

Esa declaración la dio el miércoles, pero este viernes retomó el tema en sus redes sociales, donde dijo que acabará con la institución.

El Partido Liberal Progresista también propuso el cierre del Consejo Nacional de Producción.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA