El uso de la mascarilla y el dormir en cuartos separados reduce hasta en un 90% las posibilidades de contagio entre los miembros de una familia que vivan en la misma casa.

La información se desprende de un estudio de transmisión intradomiciliaria que realizó la Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas. Los resultados fueron dados a conocer este jueves.

El estudio, denominado Respira, incluyó el análisis de 304 personas diagnosticadas con la enfermedad y 719 miembros del entorno familiar de estos casos positivos que residían en la misma vivienda.

“Los investigadores determinaron que la mitad de los miembros del hogar, tuvieron la infección. El 40% de ellos se contagiaron en la comunidad; mientras que el 60% en el hogar donde no se implementaron las medidas de prevención ya conocidas”, apuntó.

Por ello, se insistió en que si las familias de un contagiado utilizaran los dispositivos de seguridad, la posibilidad de contraer la enfermedad es mínima.

Además de esto, la investigación permitió determinar que tanto los sintomáticos como los asintomáticos transmitieron la infección, pero esta fue menor en los hogares más numerosos. Asimismo, se determinó que los niños menores de 12 años y las personas obesas tuvieron mayor riesgo de adquirir la infección en el hogar.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA