De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte relacionada con cáncer en las Américas, con más de 324.000 nuevos casos y cerca de 262.000 muertes cada año.

En Costa Rica, según datos presentados por el Observatorio Global del Cáncer en el año 2020 se registraron 408 nuevos casos de cáncer de pulmón (6.9%) en hombres y (4.0%) en mujeres, y un total de 374 defunciones tanto en hombres como en mujeres.

Sin embargo, estas cifras podrían ir en aumento de acuerdo con las proyecciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que indican que en el año 2030 se presentarán más de 541.000 nuevos casos y aproximadamente 445.000 muertes por cáncer de pulmón en las Américas.

Sin embargo, expertos en medicina señalan que es importante generar conciencia sobre la prevención y detección a tiempo de esta enfermedad que, en sus etapas iniciales, podría tener una tasa de curación de 80% a 90%, cifra que disminuye drásticamente a medida que el tumor se hace más avanzado.

El cáncer de pulmón puede no producir síntomas notorios en las primeras etapas, y a muchas personas no se les diagnostica la enfermedad hasta que esta ha avanzado. En los pulmones hay muy pocas terminales nerviosas y en algunos casos podría haber un tumor en ellos sin que cause dolor ni molestias.

Cuando aparecen los síntomas, estos son diferentes en cada persona, pero pueden incluir tos persistente, ronquera, dolor constante en el tórax, falta de aire o respiración silbante, pérdida de peso, dolor de huesos, dolor de cabeza, tos con sangre, así como infecciones frecuentes en los pulmones, como bronquitis y neumonía.

“Es muy importante saber que el cáncer de pulmón que presenta síntomas generalmente es un cáncer avanzado, esto nos invita a mantenernos alerta frente a cualquier manifestación persistente de síntomas respiratorios que ocasionalmente son considerados como infecciones benignas o virales como la tos, cambios en la voz, pérdida de peso y falta de aire, si estos síntomas se mantienen por un período mayor a dos semanas es necesario hacerse un chequeo médico para que sean nuevamente valorados a la luz de un nuevo diagnóstico” mencionó el médico oncólogo jefe del Hospital Max Peralta, Adrián Guzmán Ramírez.

Guzmán, además, señala que: “Ante la presencia de síntomas que persistan por más de dos semanas, es necesario acudir a un profesional en neumología, cirugía de tórax u oncología, que pueda examinarlo y hacerle los estudios necesarios para darle un diagnóstico preciso. La detección de cáncer de pulmón preventiva sin síntomas es realizada con estudios de imágenes especiales como TAC de bajas dosis, sin embargo, cuando se presentan síntomas es necesario hacer estudios más sensibles y precisos que involucran tomografías o estudios con medios de contraste para documentar cualquier cambio que se esté generando en los pulmones”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA