La resolución sorprende por su magnitud, pero era de esperar. Esto creen algunos politólogos consultados por Trece Noticias, quienes consideran que en el gobierno no había mucho entusiasmo entorno a la posible candidatura de Laura Chinchilla a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo.

La razón dada por el Poder Ejecutivo tiene sustento, pero también consideran que hay otras causas. Desde no compartir la ideología con la exmandataria, hasta una reacción por la critica que ha sido Chinchila hacia Rodrigo Chaves.

“Que no avale, que no acompañe o no acuerpe esta candidatura significa que tiene algún tipo de reserva, en su línea política, su estrategia y en sus formas de visualizar cuáles son las próximas prioridades para el país en esta famosa ruta país, y también significa que pese a las 253 personas que apoyaron la candidatura de la expresidenta Laura Chinchilla, el presidente todavía deslegitima este conocimiento, esta trayectoria, al decidir mantenerse al margen”, explicó la politóloga María Fernanda Bustamante.

Por su parte, Alejandro Barahona, politólogo y docente universitario, cree que las posibilidades de que Costa Rica ganará la presidencia del BID no estaban muy claras. Esto, y el costo económico que tendría para el país, podrían ser razones de peso para la decisión tomada.

“Los demás candidatos que se han lanzado al ruedo, Alicia Barcena en el caso de México y creo que otro candidato propuesto por Brasil, que son países cuyo voto dentro del BID son tremendamente fuertes y tienen ministerios de relaciones exteriores con capacidades que nos superan por mucho. Y ese elemento me parece que es un elemento que debe estar observando la cancillería, además del plazo tan corto que existe para la elección”, explicó Barahona.

Además, el politólogo dio otra razón que podría ser un elemento que no ayude en el contexto actual, y es que Costa Rica ya cuenta con dos personas ejerciendo puestos importantes en materia económica en organismos internacionales; hablamos de José Manuel Salazar como Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y de Rebeca Grynspan, secretaria general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

En el análisis no se puede dejar por fuera la relación de Chinchilla con el mandatario Rodrigo Chaves, ya que ella fue muy crítica con el presidente desde la campaña electoral.

“Tenemos como antecedentes que Laura Chinchilla fue una voz crítica de la candidatura de don Rodrigo Chaves, no solo por su línea partidaria, que era Liberación Nacional, que chocó en segunda ronda con el actual mandatario, sino también por los cuestionamientos que tenía la figura de Chaves durante la campaña. Una vez empezada esta administración, Laura Chinchilla también ha sido una voz crítica de las actuaciones del Gobierno, y como tal podríamos leer esta decisión como una decisión política de no apoyar a un actor que el gobierno considera como un rival en este proceso”, argumentó Jorge Gamboa, investigador del Observatorio de la Política Nacional de la Universidad de Costa Rica.

La candidatura de Laura Chinchilla tuvo el apoyo de los expresidentes Rafael Ángel Calderón Fournier, Miguel Ángel Rodríguez y Carlos Alvarado, además de otras 250 personas que firmaron una carta de apoyo a la exmandataria, pero esto fue insuficiente para convencer al presidente Rodrigo Chaves.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA