130 organizaciones y más de 1100 personas firmaron un documento instando a la Comisión de Derechos Humanos y al pleno de la la Asamblea Legislativa a discutir el proyecto de ley 20.970 para prohibir todas aquellas “torturas” dirigidas a revertir o modificar la orientación sexual y la identidad de género de las personas LGBTIAQ+ a partir de la ciencia y el respeto por los derechos humanos.

Los grupos involucrados aseguran que este tipo de actividades, que se han disfrazado como “terapias” atentan contra la integridad física, emocional y psicológica de las personas con una sexualidad diversa.

Por esa razón, en este momento se lleva a cabo un plantón frente a la Asamblea Legislativa en apoyo a dicho proyecto.

“Las personas LGBTIQA+ no necesitamos curarnos de ser quienes somos: tener una orientación sexual o identidad de género diversa/diferente, no es una enfermedad mental ni física, es una forma de vida como cualquiera otra. Los intentos de patologizar, borrar o cambiar la identidad de las personas, negar su existencia como lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o de género diverso y provocar el odio hacia sí mismo, tienen consecuencias profundas en su integridad y bienestar físicos y psicológicos”, señaló Shi Alarcón Zamora, vocera de Resistencia LGBTIQA+ de CR.

El objetivo del plantón es instar a la Asamblea Legislativa para que la discusión sobre el proyecto se base en la ciencia y el respeto por los derechos humanos, además, solicitan a la Presidencia convocar el proyecto en el periodo de extraordinarias que inicia este 1 de noviembre de 2022.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA