El instructor canino de la Policía Judicial, Gustavo Núñez, resaltó la limpieza que tenía el carro de uno de los acusados por asesinar a María Luisa Cedeño, sobre todo porque en ese vehículo fue donde encontraron una serie de rastros de sangre -aparentemente- humana.

Se trata del imputado, de apellidos Miranda Izquierdo, el cual está vinculado al crimen por la sangre encontrada en el auto, así como por una presunta mordida que él le propinó a la víctima.

En la declaración que Núñez brindó este jueves durante el juicio, la Fiscalía le consultó por cómo encontraron el carro de Izquierdo, una vez que este fue detenido por el ligamen. Nuñez enfatizó: “Estaba bastante limpio, tanto a lo interno como a lo externo”.

Sin embargo, pese a ello, el can Baco logró detectar sangre humana. El instructor explicó eso de forma muy sencilla: “Las capacidades olfativas de los perros supera cualquier tipo de limpieza”.

El animal dio positivo en las manillas de las puertas, así como la de la cajuela. También halló este fluido en la caja de cambios del vehículo. No obstante, pese a esto, las pruebas científicas no lograron determinar la presencia de sangre en el vehículo.

La Fiscalía le consultó al instructor a qué obedecía eso, a lo que él respondió: “Nunca va existir ningún elemento que supere la habilidad olfativa que tiene el animal”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA