AFP- Líbano e Israel anunciaron haber alcanzado un acuerdo “histórico” para resolver la disputa sobre su frontera marítima, gracias a una mediación estadounidense que eliminará los obstáculos a la extracción de hidrocarburos en esta parte del Mediterráneo oriental.

Esto es lo que se sabe sobre el acuerdo:

¿Cuáles son los términos?

Las negociaciones entre los dos países vecinos, aún técnicamente en estado de guerra, han sido tortuosas desde su inicio en 2020.

Pero las conversaciones indirectas se aceleraron en las últimas semanas, ya que ambas partes son conscientes de la importancia de los ingresos de los yacimientos de gas en alta mar.

El texto final del acuerdo fue presentado a Líbano y a Israel por el mediador estadounidense, Amos Hochstein, a principios de esta semana, y ambos países anunciaron que lo habían aceptado.

Este estipula que “establecerá una resolución permanente y equitativa de su controversia marítima”, según una copia obtenida por la AFP.

Tras la entrada en vigor del acuerdo, Líbano e Israel entregarán a las Naciones Unidas las coordenadas geográficas de la frontera marítima, lo que anulará los trazados adoptados por ambos países en 2011.

En virtud del acuerdo, Israel, que debería comenzar a producir gas en unas semanas, tiene derechos completos e indiscutibles sobre el yacimiento de gas de Karish.

Líbano, por su parte, tendrá todos los derechos de exploración y explotación del yacimiento de Qana, parte del cual se encuentra en aguas territoriales de Israel.

No obstante, “Israel será remunerado” por la empresa explotadora de Qana, “por sus derechos sobre posibles yacimientos”, según el texto del acuerdo.

¿Cuáles son las preocupaciones?

La remuneración de Israel se determinará en conversaciones separadas entre el Estado hebreo y la compañía que opere en Qana, situada en el Bloque 9 de Líbano.

Ambas partes deberán firmar un acuerdo financiero.

Líbano dividió la zona económica exclusiva en mar abierto en diez bloques. El Bloque 9 formaba parte de la zona disputada con Israel.

El primer ministro israelí, Yair Lapid, declaró el miércoles que Israel “recibiría alrededor del 17% de los ingresos del yacimiento de gas libanés, el yacimiento de Qana Sidón”.

El gigante francés de la energía TotalEnergies ha obtenido una licencia de exploración del yacimiento de Qana.

El acuerdo estipula que Israel trabajará de buena fe con el operador del Bloque 9, para garantizar que este acuerdo se celebre “en el momento oportuno”.

El Estado hebreo tampoco se opondrá ni tomará medidas que “retrasen indebidamente” la explotación del yacimiento, según el texto del acuerdo.

Pero el experto libanés en energía Suhail Chatila califica el acuerdo financiero con Israel de requisito “peligroso”.

“Israel tiene derecho a detener cualquier desarrollo en Qana solicitando que el acuerdo financiero con Total se finalice primero. Esto significa que si no quieren que Líbano proceda a la extracción del gas, tienen una ventana de oportunidad en este acuerdo fronterizo”, explica a la AFP.

Por su parte, el experto financiero Mike Azar considera que el acuerdo no resuelve los principales problemas económicos vinculados con el reparto de los beneficios de los hidrocarburos, sino que los aplaza hasta una fecha posterior.

“La capacidad de Líbano para explorar y explotar Qana depende de las aprobaciones israelíes y de un futuro acuerdo financiero entre Total e Israel”, explica.

“A corto plazo, este acuerdo es más rentable para Israel porque la producción de gas de su yacimiento de Karish puede comenzar de forma inminente”, independientemente de Líbano.

¿Qué está en juego?

Un estudio sísmico realizado en 2012 en una zona costera delimitada por la empresa británica Spectrum estimó las reservas de gas recuperables en Líbano en unos 720.000 millones de metros cúbicos.

Los funcionarios libaneses anuncian estimaciones más elevadas. Aún no hay pruebas de que haya reservas de gas en el yacimiento de Qana.

El acuerdo sobre la frontera marítima permitirá a TotalEnergies y Eni iniciar la exploración.

Según la modelización financiera de la Lebanese Oil & Gas Initiative (LOGI), una ONG independiente, “el escenario más positivo” sería el descubrimiento de reservas de gas en Qana por un valor de 453.000 millones de metros cúbicos.

En este caso, “los beneficios de Líbano serán de alrededor de 6.000 millones de dólares en 15 años”, precisa Diana Kaissy, miembro del consejo consultivo de LOGI.

Una pequeña suma en comparación con la deuda de varios miles de millones de dólares de Líbano.

© Agence France-Presse

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA