El acusado Harry Bodaan pidió declarar en el juicio que se hace en contra suyo y de otros dos hombres por el crimen de la anestesióloga María Luisa Cedeño, ocurrido el 20 de julio del 2020 en el hotel La Mansion Inn, en Quepos. “He esperado por esto desde hace seis meses”, dijo Bodaan ante el Tribunal.

De seguido, el empresario estadounidense, quien era el dueño del hotel donde fue asesinada la doctora, insistió en que es inocente y que él no tendría ningún motivo para cometer ese “atroz crimen”.

“Llevo más de dos años sufriendo por algo que no tengo participación, porque la Fiscalía no se tomó el tiempo para buscar o escuchar una segunda o tercera opinión de la prueba dental (que es la única que se sabe hasta ahora que lo vincula con el caso). Supuestamente hay un asocie de tres partes en el patrón, pero no hay nada más falso que eso.

“Esto podría comprobarse porque no tengo la hoja de delincuencia manchada ni un tiquete de multa por conducción temeraria en 50 años (…) Esto es un show mediático (…) porque es un crimen que no tenía ningún motivo para cometer”, apuntó Bodaan.

Recordó que el día antes del homicidio, él departió con los otros dos acusados, de apellidos Herrera Martínez y Miranda Izquierdo, así como con su pareja sentimental, de apellido Obando.

Compartieron una cena y todo parecía transcurrir con naturalidad. Detalló que tanto Herrera, como Miranda sí bebieron alcohol. “Yo no, porque los medicamentos que tomo (para controlar siete enfermedades) me lo impide”, agregó.

Contó que, tras esa visita, se durmió. Pero la 2 a. m. de ese 20 de julio, el guarda del hotel lo llamó para advertirle de comportamientos “extraños” de Herrera, quien incluso supuestamente le robó unas cervezas.

Sin embargo, no supo del asesinato de Cedeño hasta el día siguiente, cuando la administración del hotel lo contactó para notificarle de la situación.

Relación con otros acusados

Luego de que él brindara una declaración de casi una hora, la cual hace con ayuda de una traductora, su abogado Hugo Navas le hizo un breve interrogatorio. Él se enfocó en consultarle sobre su relación con los dos acusados.

Le preguntó que de dónde conocía a Herrera Martínez. Bodaan respondió: “Trabajaba en un club en San José (…) era bartender y conocí a dos personas del club. Él era trabajador, buen trabajador (…) No era mi amigo, era amigo de mi pareja sentimental. Y puedo decir que es un buen trabajador”, señaló.

En cuanto a Miranda Izquierdo detalló que lo conocía desde hace ya muchos años, pero pasaron cerca de 13 años sin haber tenido contacto. “Él empezó a enviarme mensajes de si podía venir a verme, poder venir a ver el hotel para ponerse al día, tomarse algo y nada más”, relató.

No obstante, dijo, en ese momento había perdido a su administrador y, por ello, Miranda se quedó trabajando y viviendo en ese hotel.

“Estaba hospedado (…) Es un buen tipo y le dimos un cuarto (en el hotel), como le he dado a muchas personas (…) No pagaba hospedaje, solo comida y bebidas”, mencionó.

No conoce a víctima

Cuando Navas le consultó por María Luisa Cedeño, Bodaan insistió en que “nunca la conocí”. Asimismo desmintió que supiera que ella estuviera ahí. Recalcó que cuando supo de Cedeño, fue justamente cuando se descubrió el asesinato.

Por ello volvió a insistir en su inocencia y a enfatizar en que él no participó en “tal horrendo crimen”.

“Mi mayor temor es morirme antes de poder limpiar mi imagen”, concluyó Bodaan su participación por este lunes. Eso sí, se prevé que este martes el acusado vuelva al banquillo para contestar las preguntas tanto de la Fiscalía, de los otros defensores, así como de los querellantes.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA