Luego de más de cuatro meses de discusión en la Comisión de Asuntos Económicos, se esperaba que este martes se votará el proyecto de ley para la emisión de eurobonos. No obstante, una reunión entre el Poder Ejecutivo y algunos diputados desató la molestia de otros legisladores.

Mientras el órgano se encontraba reunido, se pidió un receso que sirvió para que, en otra sala, se reunieran Natalia Díaz, Ministra de la Presidencia, Nogui Acosta, Ministro de Hacienda y cuatro diputados: Eli Feinzaig del Partido Liberal Progresista, Waldo Agüero del Progreso Social Democrático, Carolina Delgado de Liberación Nacional, y María Marta Carballo de la Unidad Social Cristiana.

Según contó Natalia Díaz a Trece Noticias, la reunión se realizó con legisladores que están valorando aprobar la colocación de bonos por 6 mil millones de dólares, ya que la otra opción es autorizar solo 1.500 millones.

“Nunca ha sido una negociación por debajo de la mesa, tan es así que es aquí en el Congreso, en un salón donde ustedes pueden ver que estamos sentados. Son posiciones de los diputados que están valorando la votación de los 6 mil millones, ya los demás diputados han dicho que estarían con los 1.500, entonces se busca un acercamiento desde ese punto de vista y por eso se hizo la reunión con ellos”, dijo la Ministra.

Pero la reunión causó molestia en los diputados que no fueron convocados a la reunión, especialmente Sofía Guillén del Frente Amplio, Kattia Rivera y Monserrat Ruiz del PLN, y Vanessa Castro, del PUSC y presidenta de la comisión.

¡Qué vergüenza, qué vergüenza es esto! Y hablan de crear nuevas prácticas políticas en secretismos. Yo no tengo más que decir que espero que la población esté viendo esta vulgar práctica que se realizó hoy acá, teniendo diputados que tenemos hoy también nuestro criterio, nuestras posiciones y que de eso se trata la democracia. Nos quedan tres años y medios compañeros y compañeras y qué vergüenza seguir viendo el descaro total y pleno de negociaciones por debajo de la mesa. Seguiré diciéndolo, acá hay algo pactado, y el Gobierno de la República está negociando con unos y no con todos, no como por el bien del país como dice”, manifestó Ruiz.

Por su parte, Guillén aseguró que ella y su fracción han sido responsables dándole importancia a un proyecto que le urge al país.

“El Frente Amplio sabe que es un proyecto que precisa, lo hemos estudiado con toda la responsabilidad del caso, venimos listos ya con una postura, con mociones, preparados para que esto no se atrasa, y resulta que llegamos acá y unos compañeros y compañeras que no están presentes en este momento, piden un receso de 20 minutos para terminar de negociar a puertas cerradas, no sé qué cosa, diay es un irrespeto, nos dejan al resto aquí viendo al aire, esperando a que ellos terminen de negociar como si no hubiéramos tenido meses, no nos hacen partícipes de la discusión y yo sí quiero dejar constando que si este proyecto se atrasa un día más no es culpa del Frente Amplio”, agregó Guillén.

Eli Feinzaig no es miembro de la Comisión, pero asistió en lugar de su compañero de bancada Gilberto Campos. El jefe de fracción del Liberal Progresista dijo que la reunión se realizó para tratar de llegar a un consenso y sacar adelante el proyecto.

“El Poder Ejecutivo está pidiendo los 6 mil millones, entre los diputados hay varias posiciones, entonces lo que queremos es encontrar un texto que sea aceptable para todas las partes, que defina monto y las condiciones. Si es para los 6 mil millones las condiciones tienen que abarcar los cuatro años del periodo, que nos garanticen a los costarricenses que va a ver una mejoría significativa en las finanzas públicas”, explicó Feinzaig.

El Liberal Progresista era una de las fracciones que hasta hace pocos días, estaba en contra de la aprobación de los 6 mil millones de dólares, sino que pensaban votar por autorizar solo 1.500 millones para saldar la deuda que vence en el 2023.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA