Un perro de la Unidad Canina del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) halló múltiples rastros de sangre en la habitación del bailarín acusado por el asesinato de María Luisa Cedeño.

Tatiana López, perito de esa unidad policial, habló de esos hallazgos la mañana de este martes en la continuidad del juicio por el crimen, suscitado el 20 de julio del 2020 en el hotel La Mansión Inn, en Quepos.

El bailarín, de apellido Herrera Martínez y quien trabajaba y dormía en ese hotel, fue el primer detenido por este homicidio. Luego, las autoridades relacionaron a otros dos sujetos: uno es un administrador, apellidado Miranda Izquierdo; el otro es el exdueño de ese centro hotelero, Harry Bodaan.

Después de que detuvieron a Herrera en la habitación #21, la Unidad Canina ingresó para determinar si allí había rastros de sangre humana. El perro a cargo fue Baco, quien tiene suma experiencia en este tipo de trabajos.

Lo encontrado

López narró que el can, para empezar, detectó sangre humana en unos tenis, en un celular y en un reloj del acusado.

Ante esta situación,  explicó, procedieron a revisar el área del piso de la habitación. “Revisamos sillones, camas, piso que había dentro. El can indicó positivo en el área de piso que está en el pasillo cercano a la entrada del baño. Pero también en la cercanía de la cama” señaló.

Por ello, procedieron a practicar la prueba de luminol, la cual también arrojó datos positivos, según mostraban las fotografías que fueron tomadas en aquel momento y que fueron expuestas durante el juicio.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA