“Fue un andamiaje en mi perjuicio”. Con esas palabras calificó Carlos Montero, candidato a la Fiscalía General, una sanción que le fue impuesta en el 2007 por “tratos irregulares” a una subalterna suya, a quien en algún momento supuestamente bromeó con sus pechos.

Él primero había sido castigado a tres días sin goce de salario, pero, tras una apelación, Inspección Judicial lo sancionó únicamente con una amonestación escrita.

Montero se refirió este martes a estos hechos, durante la entrevista con los magistrados para el máximo puesto de la Fiscalía General. 

Él fue llamado a la entrevista luego de que la Corte cambiara las reglas del concurso para ese máximo puesto. Según las nuevas disposiciones, se elimina la nota de preselección, con lo que cualquier candidato que cumpla con los requisitos legales puede optar por el cargo.

Montero no había pasado la etapa de preselección. Esta modificación permitió que lo llamaran a rendir entrevista para ser tomado en cuenta.

Entre las preguntas que le hicieron, los altos jueces enfatizaron en el asunto de la sanción administrativa, a lo que él insistió en que se trató de “todo un andamiaje”.

Recordó que esto se dio cuando fue fiscal auxiliar. 

“Se dio la circunstancia en un momento en donde se hizo ver algo que no era cierto, que yo había hecho un comentario sobre esta señorita. (…) Lo que se pretendía era sacarme, porque yo era interino en ese momento. Se montó un andamiaje en mi perjuicio”, apuntó Montero en la entrevista.

Al final, pese a que lo que se acusaba era un  acoso sexual, Inspección Judicial indicó que lo que se comprobó fue un “trato irrespetuoso y desconsiderado y no de hostigamiento sexual”. Por ello se decantó por la amonestación escrita.

Él dijo que pensó en volver a apelar esa sanción, pero dijo: “Ya no me quedaban fuerzas para venir a apelar ese fallo final”.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA