La temporada de ciclones tropicales del Océano Atlántico se mantiene muy intensa, sin embargo, todavía restan dos meses para que finalice y faltan al menos 9 o 10 fenómenos de este tipo en formarse, de acuerdo con el análisis del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos (NOAA).

En total, se formaron 9 ciclones tropicales desde el inicio de la temporada en junio, esto contabilizando el huracán Ian que azotó la costa oeste del estado de Florida en Estados Unidos como categoría cuatro.

Para el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) el fenómeno de la niña es lo que está generando la intensidad en esta temporada ciclónica, pero que también genera algunos fenómenos atípicos en el país.

Luis Fernando Alvarado, Coordinador de la Unidad de Climatología del IMN, indicó que el fenómeno de la niña está generando por ejemplo aguaceros más intensos de lo normal de una época lluviosa y dejará un año con temperaturas más bajas.

“Hemos perdido cuenta de que este evento de la niña es el segundo más intenso, por lo menos desde 1980, entonces un evento intenso se está reflejando en condiciones de una temporada muy irregular, como con los torbellinos que se daban sobre todo en Heredia, Alajuela y San José, pero ahora están con mayor proporción más adentro del valle central como lo es la ciudad de Cartago”

En cuanto a los eventos que faltan por formarse, estos podrían afectar directa o indirectamente al país, así lo confirmó el experto del IMN “Entonces un gran porcentaje de esos 9 o 10 ciclones restantes, incluso la mitad podrían desarrollarse o formarse en el Mar Caribe, de ahí la preocupación nuestra de que estos ciclones sea que nos afecten directa o indirectamente nos van a continuar generando temporales del pacífico, que es quizás el fenómeno que a la fecha no se ha presentado en el país”

Además, con el inicio en noviembre de la temporada de frentes fríos que llegan a Centroamérica, la formación de ciclones tropicales en el Mar Caribe se ven forzados a quedarse en esta región y es lo que ha pasado en los últimos años, por ejemplo, con el huracán Otto entre el 21 y 26 de noviembre del 2016.

“Tiene influencia en los huracanes, a que ya no suban hacia el norte, sino que se queden muy al sur en el Mar Caribe y de ahí que sean fenómenos que potencialmente de formarse en el mes de noviembre como seguramente será así, van a tener efectos indirectos sobre nuestro país, porque los mismos frentes fríos no van a dejar que continúen hacia el norte, sino los reprime hacia el sur” recalcó Alvarado.

La temporada de ciclones tropicales en el Océano Atlántico y Mar Caribe finaliza el 30 de noviembre

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA