Las enfermedades cardiovasculares son las que más mortalidad producen en el mundo, ya que, anualmente se cobran 17,3 millones de vidas. Se estima que para 2030, casi 23.6 millones de personas pueden morir por una de estas afecciones señala recientemente la Organización Panamericana de la Salud.

En Costa Rica; la falla cardíaca, al igual que las enfermedades cardiovasculares, representa la primera causa de muerte, y según datos de la Organización Mundial de la Salud en 2020, se registran aproximadamente 6.000 personas fallecidas por año, reduciendo la expectativa de vida de 73,8 años a 62,6 años.

Por esta razón, en el marco del Día Mundial del Corazón que se celebra este 29 de setiembre, expertos hacen un llamado a la población a velar por la salud de su corazón a través de hábitos saludables y chequeos médicos regulares.

500 personas podrán aprender sobre resucitación cardíaca

Andrés Garzona, cardiólogo del Hospital Metropolitano recomienda a las personas atacar estas enfermedades desde la prevención y esto se realiza por medio de la atención médica primaria. Asimismo, es importante que haya un control para saber si se tiene o no factores de riesgo que puedan hacer a las personas más propensas a sufrir alguna enfermedad del corazón.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) las muertes por enfermedades cardiovasculares, se ven propiciadas por el aumento de factores de riesgo. En la región más del 60% de la población tiene sobrepeso u obesidad, un 20% tiene hipertensión, un 8% tiene hiperglucemia y un 15% usan tabaco.

La hipertensión, o presión arterial alta, también es una amenaza directa para el corazón, se le conoce como la enfermedad silenciosa porque el 46 % de la población, es decir, en promedio, una de cada dos personas que la padecen, no tiene conocimiento de su diagnóstico. La falta de información acelera una muerte cardiovascular prematura, es decir, en edades tempranas se podría desarrollar infarto de miocardio, derrame cerebral, entre otras complicaciones.

Ante esto, el doctor Daniel Bustos, Director Médico de Centroamérica y el Caribe de
Pfizer, recuerda la importancia de realizarse exámenes de rutina cada año para
determinar si poseé factores de riego ante las enfermedades cardiovasculares.

“Uno de los grandes peligros ante las enfermedades cardiovasculares es que no duele, no avisa como otras enfermades; por eso es tan importante asistir al menos una vez al año a un chequeo, indicó el Dr. Bustos.

Por su parte, el Dr. Rony Calderón, Gerente Médico de Sanofi detalló que “esta patología va afectando órgano tras órgano sin que lo notemos, cuando impacta al corazón ocasiona insuficiencia cardiaca, infarto, arritmias; en el caso del cerebro, hace que las arterias se obstruyan o estallen, produciendo discapacidades, disfunción eréctil, ceguera y, en el peor de los casos, la muerte”.

Además de los cuidados preventivos, el experto resalta la importancia de reconocer los signos de alerta, es importante identificar señales como la pérdida del conocimiento, sudoración fría, debilidad o fatiga, adormecimiento u hormigueo en los brazos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, maxilar inferior, hombro, entre otros. De esta manera, será posible acudir al médico y recibir diagnóstico y tratamiento oportuno y así evitar complicaciones.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA