Con el objetivo generar una estimación del capital requerido para hacerle frente a las inversiones futuras por eventos de desastre, la Comisión Nacional de Emergencias, en conjunto con el Banco Mundial y el Ministerio de Hacienda, realizaron una actividad denominada “Estimación de Pasivo Contingente por Desastres y Estrategia Nacional de Gestión Financiera del Riesgo de Desastres”.

Según estas entidades, el estimar la cantidad óptima de recursos con los que debería contar el Fondo Nacional de Emergencias, permite contemplar un panorama más amplio en cuanto a recursos para atender las emergencias que se pueden presentar, garantizando el capital para poder hacerles frente sin comprometer este fondo.

La iniciativa se hace necesaria debido a que entre los años 2011 y 2015 las pérdidas directas por desastres fueron de aproximadamente 308 millones de dólares,  mientras que en el periodo del 2016 al 2020 las perdidas ascendieron a 820 millones de dólares aproximadamente, representando un 266%, respecto al periodo anterior.

Tras la recopilación de información, se espera que, a final de año, las autoridades nacionales puedan estimar el monto de dinero que debería tener el Fondo Nacional de Emergencias para atender los futuros eventos.

Actualmente, cinco decretos de emergencias siguen vigentes.  El primero es el decreto de 2017 debido a la Tormenta Tropical Nate (40677-MP), seguido por decretos como el Huracán Eta (42875-MP, Temporal de la Vertiente Caribe (43131-MP), la Tormenta Tropical Bonnie (43626-MP) y el más reciente por Ciberataques (43542-MP).

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA