El sujeto, de apellido Saborío Soto, irá a juicio este lunes 26 de setiembre por lanzar a un gato desde el sexto piso de una torre de condominios en Curridabat, San José.

Este será el primer caso de muerte animal que se conocerá en un estrado judicial y tendrá lugar en el Tribunal Penal de Goicoechea. Está previsto que dure tres días.

El hecho que se juzgará ocurrió en noviembre del 2019. Pero, no trascendió hasta agosto del 2020, cuando difundieron un video en el que se observa a Saborío tirando al felino desde el balcón del apartamento en el que vivía. Horas después, él emitió un comunicado de prensa para disculparse y alegó que, para ese momento, estaba bajo los efectos del alcohol y drogas.

La Asociación Cinológica Autónoma Nacional de Costa Rica (ACAN), la cual forma parte como querellante en esta causa, espera que el Tribunal le imponga la pena máxima a Saborío por el delito de muerte animal. Esta es de dos años de cárcel.

“Queremos la privativa de libertad. No estamos solicitando una acción civil resarcitoria (es decir, no piden dinero). Este trabajo es para ejemplificar que en el país, cualquier agresor de animales puede ir a la cárcel”, apuntó Rubén Rodríguez, representante de ACAN y presidente de la Federación Canina de Costa Rica.

Altibajos

Una vez que se conoció este hecho, la Fiscalía abrió una causa de oficio, por tratarse de un delito de acción pública. Como parte del trabajo ordinario, pidió al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) buscar el cuerpo del animal.

En esa labor, la Policía Judicial entrevistó a los condóminos, quienes les indicaron en dónde habían enterrado el cuerpo, luego de que, por más intento de rescatarlo, este falleciera.

La autopsia, cuyo resultado fue dado a conocer el 26 de agosto del 2020, reveló: “El animal, en primera instancia, fue lanzado de una altura de unos 27,98 metros. Luego de que cayó en un arbusto, el gato se levantó por instinto de supervivencia y tomó dirección hacia el parqueo del sótano número dos de esa torre de apartamentos.

“Caminó, al menos, 30 metros de distancia y, finalmente, llegó al parque de perros donde lo encontraron y auxiliaron. Sin embargo, pese a eso, (el gato) falleció”.

Dos meses después, en octubre del 2020, la Fiscalía informó de que el arrepentimiento de Saborío podía librarlo de un juicio. Tras la investigación, ese despacho sometió el expediente a Justicia Restaurativa, que es donde se analiza si el caso califica para resolverse lejos de los Tribunales. Esa decisión causó un revuelo.

Por motivos que no trascienden, el intento de arreglo fracasó y en enero del 2021, la Fiscalía confirmó que el expediente volvió a la vía ordinaria. Es decir, debían remitir la acusación al Juzgado correspondiente para que determinara si iba o no a juicio.

Tras varias reprogramaciones de la audiencia preliminar, en enero de este año, el Juzgado elevó el asunto a debate, el cual comenzará este lunes.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA