La Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología acordó, esta semana, ampliar la edad de vacunación contra el virus del papiloma humano para niñas de 14 y hasta los 15 años, con el objetivo de prevenir el cáncer de cérvix. Anteriormente, la edad límite eran los 13 años cumplidos.

Según datos de la CCSS al 2019, cada día se diagnostica un caso nuevo de este tipo de cáncer y cada tres días fallece una mujer por esta enfermedad. El cáncer de cérvix es el quinto en incidencia y el sexto en mortalidad entre las mujeres por cáncer.

El cáncer de cérvix es prevenible y curable cuando se detecta a tiempo. El cáncer de cérvix se desarrolla a partir de la infección persistente del virus del papiloma humano. El virus provoca lesiones que con los años pueden desarrollar el cáncer.

Las niñas vacunadas estarán protegidas con los dos tipos de virus más peligroso para desarrollar el cáncer de cérvix.

Sin embargo, existen hasta catorce tipos de virus que pueden desarrollar el cáncer de cérvix por eso las niñas vacunadas deberán hacerse la citología cuando sean adultas para tener un control totalmente seguro.

La etapa preventiva consiste en hacer pruebas del Papanicolaou para detectar si existen lesiones sospechosas. Esas lesiones pueden ser precursoras de un cáncer o, si se encuentran en una etapa más avanzada, pueden ser un cáncer ya formado que puede ser inicial o avanzado. Cuando el cáncer está en etapas iniciales hay altas posibilidades de curación.

Por otro lado, la Comisión de Vacunación también tomó la decisión de ampliar a trabajadores de primera respuesta la vacunación contra la varicela y ampliar la aplicación de la vacuna Pentavalente a los 13 y 14 meses de edad y utilizarla en niños y niñas de cuatro años opcional a la tetravalente.  

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA