Esta mañana se efectuaron las honras fúnebres finales de quien fuera la reina Isabel II. La monarca que ha permanecido más tiempo a la cabeza del Reino Unido falleció el pasado 8 de setiembre en el Castillo Balmoral, una residencia privada de la reina ubicada en Escocia, donde le gustaba pasar los veranos.

El pasado 14 de setiembre el cuerpo de la reina fue trasladado desde el Palacio de Buckingham al Westminster Hall donde iniciaron cuatro días de velatorio público y donde se registraron filas de entre 14 y hasta 17 horas de espera.

La mañana del 19 de setiembre el ataúd fue llevado a la Abadía de Westminster para el funeral de Estado, donde altos políticos del Reino Unido y Jefes de Estado de distintas partes del mundo participaron de la actividad.

Posterior a esto, el féretro viajó en procesión desde la Abadía de Westminster hasta el Arco de Wellington, su último paso por Londres y donde fue trasladada ya a un automóvil al Castillo de Windsor, propiamente a la Capilla San Jorge.

El féretro atravesó el camino conocido como “The Long Walk”, que lleva al Castillo de Windsor, frente a la mirada de miles de personas que llegaron a despedir a la reina, y se dirigió a la Capilla San Jorge donde se ofreció un servicio más íntimo. 

Se procedió a retirar del féretro la corona y las joyas de la reina y darle conclusión a los sus servicios como la funcionaria de mayor rango de la Casa Real para luego ser introducida en la Bóveda Real.

Esta ceremonia en la Capilla San Jorge marca el fin de las honras fúnebres de manera pública, pero la noche de este lunes se realizará un servicio donde solo estará presente la familia y posterior a eso se traslada a la Capilla Conmemorativa del Rey Jorge VI donde será enterrada junto a su esposo el príncipe Felipe.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA