Las fuertes lluvias que cayeron entre la tarde y noche de este viernes dejaron a un total de 530 familias sin casa, en Aserrí y Desamparados. Algunas de esas estructuras quedaron inhabitables; otras requieren una importante limpieza para poder volver a ellas.

LEA MÁS: CNE atendió 165 incidentes por inundaciones en Aserrí y Desamparados

El dato fue confirmado por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), luego de hacer una valoración de las zonas afectadas por la crecida del río Cañas, que arrasó con todo a su paso.

Según el detalle, 360 de esas familias son de Desamparados, mientras que la cantidad de viviendas azotadas aún se desconoce. La CNE dijo estar trabajando en recopilar esa información.

El resto de las familias (180) proviene de Aserrí. En ese sitio josefino, la Comisión contabilizó 170 casas dañadas.

Como es usual en una emergencia de este tipo, muchos de los damnificados piden posada en casa de parientes. Los que no tienen esa posibilidad se resguardan en albergues que habilitan las autoridades.

Actualmente, hay 154 personas en nueve albergues abiertos, según señaló Alejandro Picado, presidente de la CNE.

Condiciones climáticas complicadas

Mientras los cuerpos de socorro trabajan en ayudar a los afectados de las inundaciones de este viernes, el Instituto Metereológico Nacional (IMN) informó de que se prevén fuertes lluvias para noche de este sábado.

Las condiciones climáticas adversas afectarán, principalmente, al Valle Central y al Pacífico, así como a las zonas montañosas del país.

Por ello, la CNE mantiene la alerta amarilla para todo el territorio, excepto para el Caribe. Instan a la población a estar atentos si viven en zonas tendientes a inundarse para ponerse a salvo en caso de una emergencia.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA