Entre las muchas quejas por la disminución en el presupuesto, los jerarcas del Ministerio de Justicia alertaron que en los primeros meses del 2023 podrían quedarse sin el servicio de monitoreo eléctrico, el cual consiste en la colocación de tobillleras, del cual hoy gozan cerca de 2.000 privados de libertad.

En una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Hacendarios, donde se discute el presupuesto 2023, el ministro Gerald Campos aseguró que le recortaron 6 mil millones de colones, lo que afectará las partidas de infraestructura, alimentación, el servicio de monitoreo electrónico, entre otros.

“Y si adicionalmente no tenemos recurso para el monitoreo electrónico, vean que vamos a llegar hasta marzo o mitad de abril para poder brindar el servicio, posterior a eso tendríamos que devolverlos a todos al sistema cerrado, entonces estaríamos incrementando el hacinamiento carcelario, así per se, en 2.000 privados de libertad”, explicó Carolina Castro, viceministra de Gestión Estratégica.

Sin embargo, esa afirmación de Castro no es correcta. Según ha indicado el Poder Judicial en otras ocasiones, si el servicio de monitoreo falla por problemas de la administración, los privados de libertad no deberían volver a la cárcel. Explicaron que, si el privado cumple con su sanción, no habría motivo para agravar su castigo.

El ministro, quien aprovechó la comparecencia para quejarse de los recursos existentes en su institución, mostró su preocupación por la afectación en la parte operativa de su ministerio, y aseguró que dan un mal servicio, el cual empeoraría si para este 2022 no se les aprueba un presupuesto extraordinario.

“No podemos mantener el deficiente servicio que damos hoy, va a verse más perjudicado. Con el presupuesto extraordinario es para mantener lo que hoy hacemos y con el presupuesto óptimo es para poder cumplir”, aseguró Campos.

El jerarca de Justicia aseguró que para este 2022 necesitan un presupuesto extraordinario de 43 mil millones de colones.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA