El empresario Harry Bodaan y el administrador, de apellido Miranda Izquierdo, sujetaron a María Luisa Cedeño de sus brazos para que el tercero de los acusados, el bailarín de apellido Herrera Martínez, pudiera violarla. Luego, la asesinaron.

De esa manera, la fiscal del caso, Grettel Rosales Hidalgo, explicó lo que ocurrió aquel 20 de julio del 2020 en la habitación número 3 del hotel La Mansion Inn, en Quepos. Allí, mataron brutalmente a la anestesióloga.

Rosales dio esa explicación en el arranque del juicio por el crimen de la doctora, el cual se dio este martes 13 de setiembre en el Tribunal Penal de Goicoechea, con integración de Tribunal de Quepos. Este debate estaba programado para el 1°. de setiembre, pero unas peticiones de la defensa de Bodaan obligaron a reprogramarlo.

Retomando lo ocurrido hoy, el Ministerio Público indicó que, por los hechos supra mencionados, acusó a los tres hombres de homicidio calificado, así como de violación calificada. Sobre este último ilícito, el ente fiscal aclaró que Herrera es señalado como autor, mientras que los otros dos son en calidad de cómplices.

Sobre esto, los distintos abogados de los acusados aseguraron que la pieza acusatoria no se sostiene. Insistieron en la inocencia de sus representados.

LEA MÁS: Defensa califica como ‘guión de película’ acusación contra Harry Bodaan

Invasión

Según explicó la fiscala, la madrugada de ese 20 de julio, los tres acusados ingresaron, de forma conjunta, a la habitación en la que ella descansaba. La pieza reza lo siguiente:

“Tomando ventaja de la superioridad numérica que les representaba ser tres contra la víctima, se abalanzaron sobre ella, golpeándola de manera reiterada en diversas partes de su cuerpo. Luego, con la finalidad de ultrajarla sexualmente, el acusado Herrera Martínez -en contra de la voluntad de la agraviada y mediante el ejercicio de violencia física- la ultrajó sexualmente.

“Mientras esto ocurría, los imputados Miranda y Bodaan se constituían en un factor amenazante e intimidante para la ofendida, asegurando con su presencia, la actuación de Herrera, puesto que sujetaron a la ofendida de sus brazos. En un momento dado, mientras ejecutaban los ataques hacia ella, ante su infructuosa pero desesperada defensa, el encartado Bodaan la mordió en la mejilla y brazo derechos, y el acusado Miranda la mordió en el pecho.

“De esa forma, los acriminados Miranda y Bodaan prestaron su cooperación para que Herrera lograra el propósito de acceder carnalmente a la ofendida”.

El crimen

La Fiscalía señaló que, no conforme con esto, los tres acusados la atacaron porque tenían la “clara intención de darle muerte”. “

La pieza fiscal indica: “Con la especial intención de provocarle sufrimiento y más dolor del necesario para acabar con su vida, la golpearon de manera cruel y despiadada por diversas partes de su cuerpo. Esto le generó severos traumas a nivel de cráneo, columna cervical, rostro, cabeza, tórax, abdomen, genitales, miembros superiores e inferiores.

“Asimismo, le comprimieron el cuello hasta provocarle congestión ocular, pulmonar, renal y cerebral; fractura del asta mayor izquierda del hueso hioides y fractura de ambas láminas del cartílago tiroides con hemorragia. Estas son acciones dominantes, con amplia ventaja en contra de la agraviada. Eso les permitió a los imputados actuar sobre seguro y sin riesgo alguno para ellos ni para su cometido”.

Ocultamiento

La hipótesis de la Fiscalía señala que, una vez que cometieron el asesinato, los encausados intentaron ocultar los hechos cometidos.

Puntualmente, el ente les achaca: “Con el fin de ocultar los rastros del delito, la movilizaron hasta el baño de la habitación. Ahí lavaron su cuerpo y, posteriormente, lo volvieron a llevar a la cama. Limpiaron parte de la sangre derramada por la ofendida a consecuencia del brutal ataque que sufrió. Tras esto, se retiraron de la habitación”.

Por esos hechos tan trágicos, uno de los abogados de la familia, Juan Marcos Rivero, reclamó una indemnización de poco más de ¢1.200 millones a los acusados.

Este monto es por concepto de daño moral a Cedeño y a la familia, daño material, así como por renta de acreedor alimenticio. A esto se le debe sumar los intereses a la fecha y las cosas procesales.

¿Cómo se tiene precisión?

La fiscala indicó que, debido a que no existen testigos presenciales, la pieza acusatoria está basada en sustento técnico y científico. Contarán, además, con la declaración de distintos peritos, como el especialista en escena del crimen, el patólogo y la bióloga.

Para el abogado de la familia, Alfonso Ruiz, contar con esa experiencia técnica permitió conocer detalles que, de otra manera, hubiese sido imposible.

“Va a declarar la especialista en escena del crimen. Vamos a tener algunos de esos elementos precisos y contundentes y, conforme la prueba vaya avanzando, en especial el odontólogo forense y otras personas que han participado de forma pericial, podrán establecer porqué se dan algunos detalles específicos en la pieza acusatoria”, señaló.

Este juicio continuará la tarde de este miércoles con la testigo más importante de la Fiscalía. Se trata de la especialista en la escena del crimen, quien dará detalles de lo que se encontró el propio día del asesinato.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA