Mientras los diputados de la Comisión de Alajuela están preocupados y molestos por el poco avance de las obras de la carretera San José-San Ramón, nadie se hace responsable por los atrasos.

Mientras la Unidad Ejecutora habla de atrasos y de que el proyecto debería estar listo en el 2022, la Unidad Administradora dice que no ha atrasos y que, más bien, hay un adelanto en la construcción de las obras.

Pablo Camacho, Gerente General de la Unidad Ejecutora, y Hadda Muñoz, directora de la Unidad Administradora, comparecieron juntos ante los legisladores alajuelenses.

“Entre la planificación inicial que inclusive fue parte de lo que se indicó dentro del cronograma inicial a la Contraloría para el refrendo, se establecieron tres años para la fase preoperativa, y dos años para la fase constructiva, eso está en documentos. Eso significa que para el 2022 el proyecto debería estar construido”, aseguró Camacho.

Mientras tanto, Muñoz dijo que aun se encuentra en la etapa preoperativa y que aun así hay un adelanto en la construcción.

“Aquí es importante precisar, estamos en etapa preoperativa, en la etapa preoperativa no se estaba contemplada la construcción de obras. El programa de OBIS (obras impostergables)fue una propuesta del fiduciario y este 7% es un adelanto de avance en obras, la etapa constructiva inicia cuando se logre el cierre financiero de los $700 millones y se pueda iniciar el diseño, construcción, equipamiento del proyecto integral. Entonces no se vale decir, perdón, que hay un atraso, todo lo contrario, este 7% es un adelanto en la ejecución de las obras”, argumentó Muñoz.

Camacho incluso dijo que lo que se ha hecho es gracias al MOPT y el CONAVI y no a la Unidad Administradora.

“Hay que recordar que la concepción del fideicomiso se cede a un fiduciario para que desarrolle justamente un proyecto, la intención original del proyecto, de la ley y del contrato era que el fiduciario estructura el proyecto, lo financiara justamente, y lo desarrollara en el plazo justamente que se ha indicado. Más bien han sido los fideicomitentes MOPT y CONAVI los que han apalancado los $120 millones del proyecto, han financiado los estudios de factibilidad, entonces básicamente la obra que se ha hecho y que se ha avanzado es gracias al tema de los fideicomitentes”, agregó Camacho.

Mientras tanto, los diputados están preocupados por la posibilidad de que se finiquite el fideicomiso con el Banco de Costa Rica, pero sobre todo porque no ven avance en las obras.

“Ayer yo recorrí la carretera, antier la recorrí, la semana pasada, hoy me fue tan mal, dos horas y media y la carga vehicular va subiendo, ya tenemos menos virtualidad y los que venimos de allá, los invito a recorrerla todos, ya estamos obstinados de llegar a las OBIS, se nos abre cuatro carriles y terminamos ahogados en una lucha entre David y Goliat a ver quién pasa primero”, manifestó el diputado Diego Vargas del Partido Liberal Progresista.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA